Kim Jong-un se muestra molesto con las sanciones impuestas a Corea del Norte (horizontal-x3)
Kim Jong-un (i) inspecciona las obras en el área turística de Wonsan-Kalma, Corea del Norte. (EFE/ KCNA)

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha criticado las sanciones internacionales impuestas a su país, a las que calificó de "bandidescas" durante su visita a un complejo turístico en construcción, recogida este viernes por los medios estatales.

Kim expresó su descontento con las sanciones en una reunión con los trabajadores de las obras en el área turística de Wonsan-Kalma, en la costa este del país asiático, en la que arremetió contra "las fuerzas hostiles que intentan sofocar al pueblo coreano mediante sanciones y un bloqueo bandidescos", dijo la agencia estatal KCNA.

El dictador, quien estuvo acompañado por su esposa, Ri Sol-ju, y altos funcionarios del partido, dio instrucciones sobre cómo avanzar en la construcción y afirmó que si un proyecto semejante logra "completarse en una época tan difícil y ardua como la de hoy, será una muestra al mundo de la fuerza de unidad" dentro del país.

Desde que Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, se reunieran el 12 de junio en Singapur, Corea del Norte, a través de sus medios estatales y externos, se ha protestado contra las sanciones encabezadas por Washington y pedido que se levanten, pero no es habitual que Kim se pronuncie personalmente en estos términos.

Pionyang asegura que en la cumbre Washington se comprometió a ofrecerle garantías de seguridad y a levantar las sanciones junto con el avance en la mejora de su relación mutua a través del diálogo y la negociación, que parecen haberse estancado.

Estados Unidos insiste en que mantendrá las sanciones sobre el régimen hasta que éste no adopte pasos concretos hacia su desnuclearización, mientras que Pionyang critica que Washington siga aplicando dichas medidas de presión y no avance en la firma de un tratado de paz para la Guerra de Corea (1950-53), que finalizó con un armisticio. 

Este lunes, Corea del Norte y Corea del Sur acordaron celebrar una tercera cumbre entre sus líderes en Pyongyang antes del final del septiembre.

Los dos dirigentes se reunieron por primera vez en abril en una cumbre que levantó gran expectación, y de nuevo en mayo en conversaciones más informales.

Las Coreas explicaron en un comunicado que, durante las casi dos horas que duró su reunión del lunes, revisaron las fórmulas para ejecutar los acuerdos alcanzados en encuentros anteriores.

La cumbre entre Seúl y Pyongyang se celebra en momentos en que los expertos ven pocos avances de Corea del Norte para su desarme nuclear desde la reunión centre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el pasado.


💬Ver 0 comentarios