Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Edgardo Arlequín (horizontal-x3)
Los cargos contra Edgardo Arlequín se presentaron luego que una empleada municipal denunció que el alcalde le hizo acercamientos de índole sexual. (Tony Zayas)

A pesar de que públicamente el liderato del Partido Popular Democrático (PPD) le ha solicitado la renuncia, el convicto alcalde de Guayanilla,  Edgardo Arlequín, se aferra a su silla.

El secretario general del PPD, Jorge Colberg Toro, confirmó ayer que no han recibido la dimisión del Ejecutivo Municipal a pesar de que se lo han pedido públicamente.  “No, no se me ha notificado.  Anoche hablé con el presidente del Partido en Guayanilla, Nelson Torres, y me indicó que no tenía información, que iba a seguir haciendo gestiones”, expresó

Además de las solicitudes públicas, Colberg Toro dijo que se le cursó una comunicación escrita pero no han podido confirmar si la recibió.

Arlequín fue condenado a cumplir -de forma concurrente- cuatro años y seis meses de cárcel por  cargos de acoso sexual y por utilizar las facultades del cargo para obtener un beneficio ilegal.

Colberg Toro explicó que la colectividad no tiene la fuerza en ley para provocar la destitución del Alcalde, proceso que solo puede ejecutar la Oficina del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (Opfei). Sin embargo, por  haber un proceso de apelación la OPfei no puede iniciar el trámite, añadió Colberg Toro.

“Nos crea un problema  porque al no renunciar deja al Partido imposibilitado de poner llenar la posición y políticamente nos queda muy poco tiempo. Lo que queremos es poder seguir con el proceso político de sustitución e iniciar la campaña”, dijo.

“Si él llegara a prevalecer en la apelación podría reintegrarse en otro ciclo electoral, pero bajo estas circunstancias no puede correr porque el proceso concluye el 31 y, sí se sostiene la determinación del Tribunal, estaría inhabilitado de correr”, agregó.  

De llegar la certificación de la vacante posterior al 31 de diciembre, la decisión de cómo llenar la vacante recaería en el comité municipal y no por primarias.  Con este proceso, se ahorra dinero  y le permite al nuevo alcalde entrar en funciones inmediatamente, puntualizó.

Los cargos contra Arlequín se presentaron luego que la empleada municipal Lumari Torres Pérez denunció que el alcalde le hizo acercamientos de índole sexual.

El 18 de noviembre de 2014, el Departamento de Justicia  refirió el expediente del caso  a la Opfei. Durante el  juicio se presentaron  casi una veintena de testigos. 

 El ejecutivo municipal fue suspendido de sus funciones el pasado 6 de marzo.


💬Ver 0 comentarios