El representante del distrito de Aguadilla y Moca confirmó la tan comentada renuncia a su escaño.

El representante novoprogresista José Luis Rivera Guerra confirmó esta tarde su renuncia al escaño legislativo en la Cámara de Representantes por Moca y Aguadilla.

A preguntas, dijo que sus controversias públicas no afectan su capacidad de desempeñarse como maestro, cargo que ocupará desde mañana en el Liceo Aguadillano.

En su carta de renuncia dirigida al presidente de la Cámara de Representantes, Carlos "Johnny" Méndez, dijo que su renuncia es "inmediata e irrevocable". 

"Es un momento en el que consideraciones familiares y ocupar un puesto político, chocan entre sí. Además, coincide con la oportunidad de realizar otras tareas, entre ellas ayudar en el desarrollo educativo de uno de mis hijos y sus compañeros", lee parte de la carta. 

"Es una persona excelente, no es la persona que pintan los medios", dijo por su parte su esposa, Yanira Ruiz, quien lo acompañó esta tarde junto a sus tres hijos en una conferencia de prensa en el Capitolio.

Rivera Guerra, quien rechazó ser blanco de ningún tipo de investigación, logró por primera vez un escaño en la Cámara de Representantes en las elecciones del 2000 por el distrito de Aguadilla y Moca y continuó en el cargo hasta las elecciones en el 2012. 

En el 2016 regresó a la Cámara y hasta el momento de su renuncia presidía la Comisión de Transportación e Infraestructura, desde donde presidió vistas públicas para atender diversos temas como las continuas irregulariades en el sistema de Autexpreso y la lentitud en el proceso de recuperación de la infraestructura tras el paso del huracán María.

Rivera Guerra protagonizó varios incidentes durante su carrera política como haber sido expulsado de una sesión legislativa en el 2003 tras dar un golpe sobre su banca legislativa, ser detenido por impactar un vehículo y abandonar la escena, ser señalado por supuestamente tener una conexión ilegal de agua en su casa y enfrentar cargos por violar la Ley de Ética Gubernamental por no informar en su informe financiero la construcción de una piscina en su residencia. 

Más temprano una empleada de la oficina de Rivera Guerra que no quiso ser identificada indicó que hace “varios días” su jefe les notificó a los tres empleados de su oficina del Capitolio y los cinco destacados en la oficina de distrito que se disponía a renunciar.

“Estamos bien”, dijo la mujer. “Hemos trabajado con el mejor ser humano en la tierra”, dijo sin poder precisar cuál será el futuro laboral de los ocho empleados.

El legislador les notificó a sus compañeros de la mayoría su decisión en un mensaje por la aplicación Whatsapp.

“Todo está bien, gracias al Padre”, dijo en su mensaje, donde anunció que regresará a ejercer su oficio de maestro.

El representante Rafael “June” Rivera Ortega, quien también se desempeña como secretario general del Partido Nuevo Progresista, dijo que renuncias como la de Rivera Guerra tienen efectividad inmediata al no enfrentar ningún tipo de señalamiento ético, contrario al caso del también novoprogresista Samuel Pagán.

Rivera Ortega anticipó que la selección del sucesor de Rivera Guerra podría estar finalizada para octubre, ya que la colectividad tiene 60 días para escoger el nuevo ocupante del escaño.

Una fuente de El Nuevo Día dijo que Rivera Guerra aspiraba a competir por la alcaldía de Aguadilla en las próximas elecciones y se molestó ante la anunciada candidatura de la exsecretaria del Departamento de la Familia, Yanitsia Irizarry.

Rivera Guerra también se disgustó ante el anticipado veto por parte del gobernador Ricardo Rosselló a un proyecto de ley que buscaba reducir las multas por el AutoExpreso

Mientras, el senador por el distrito de Mayagüez-Aguadilla Luis Daniel Muñiz le pidió a Rivera Guerra que reconsidere su decisión de renunciar y lo exhorto a seguir trabajando por el pueblo que lo eligió en las pasadas elecciones.

“He tratado de comunicarme con el amigo José Luis para expresarle mi deseo de que continúe como legislador para seguir trabajando en equipo por nuestros constituyentes. Él ha sido una voz fuerte incluso contra nuestraadministración en el tema del alegado cobro ilegal del peaje y multas de AutoExpreso. Desconozco las razones personales que motivan al amigo a tomar esta decisión en este momento histórico que estamos viviendo, pero me reafirmo en que debe considerar desistir de su intención”, indicó el legislador mediante declaraciones escritas.

Rivera Guerra es el segundo representante novoprogresista en renunciar a su escaño este cuatrienio y la tercera baja en la delegación de la mayoría en la Cámara.


💬Ver 0 comentarios