La foto de archivo muestra al gobernador Ricardo Rosselló Nevares en una cumbre de huracanes. (GFR Media) (semisquare-x3)
La foto de archivo muestra al gobernador Ricardo Rosselló Nevares en una cumbre de huracanes. (GFR Media)

Río Grande - El gobernador Ricardo Rosselló Nevares indicó este viernes que retiró los proyectos de administración en torno a la llamada libertad religiosa y las terapias de conversión una vez se quebró el consenso entre grupos religiosos y la comunidad LBGTTIQ que se había construido con un grupo designado por el mandatario y tras adoptar una orden ejecutiva para prohibir el controversial tratamiento.

“Estos proyectos, lo dije bien claro, si existe consenso y si los dos llegan a mi escritorio, iban en pareja”, expresó Rosselló Nevares durante una conferencia de prensa en este municipio.

Rosselló Nevares explicó que cuando se concibieron estas medidas creó un grupo de trabajo para que estos lograran un lenguaje que atendiera las preocupaciones de estos sectores, pero indicó que, si bien agradecía el trabajo de los legisladores, el proceso de discusión de ambas piezas legislativas se desvirtuó y surgieron reclamos “genuinos”.

“El consenso al que aspirábamos simplemente no se dio”, sostuvo el primer ejecutivo.

Acto seguido, el mandatario sostuvo que también optó por retirar los proyectos porque había una emitido una orden ejecutiva para prohibir las terapias y que su administración también ha tomado otras medidas como facilitar la adopción de hijos por parejas del mismo sexo.

A preguntas de la prensa, el mandatario pareció dar por hecho que, con el retiro de ambos proyectos, quedaba concluida la controversia y que su prioridad sería “reconstruir a Puerto Rico”. Mencionó que su administración está enfocada en las transformaciones que se necesitan en temas como energía y salud.

“Mi consideración es tener resultados para nuestra gente”, sostuvo el gobernador.

Arraca la segunda etapa de Ocean Drive en St. Regis

Rosselló Nevares hizo sus expresiones en una conferencia de prensa en el complejo turístico residencial St. Regis Bahia Beach Resort, donde el fundador de Paulson & Co., John Paulson, anunció la construcción del segundo edificio de Ocean Drive, un complejo de 30 apartamentos de lujo, con precios entre $3 millones y $5 millones, y el inicio del proyecto de lotes residenciales Atlantic Drive.

Ambos proyectos requieren una inversión de $170 millones y generan unos 400 empleos en el sector de la construcción. La apuesta de Paulson al mercado de bienes raíces en Puerto Rico comenzó desde el año 2014 cuando adquirió el St. Regis y luego adquirió el complejo Condado Dúo -que incluye el Vanderbilt y La Concha- así como otras propiedades en esa misma zona y que todavía aguardan por desarrollarse.

En el caso del St. Regis, el resort abrió a finales de este año, luego de que, en el 2017, el huracán María causara destrozos en el complejo que recibe un tratamiento de reserva natural. Las renovaciones tras el desastre natural supusieron una inversión separada de $60 millones.

Según Carla Campos, directora ejecutiva de la Compañía de Turismo, sostuvo que el proyecto de Paulson se suma a la próxima reapertura de Coco Beach -que también quedó asolado por el huracán María- bajo la bandera Hyatt y a otros cinco hoteles en la región este. La zona donde enclavan ambas propiedades fue clasificada como una zona de oportunidad, según dijo Rosselló Nevares, luego de que su administración hiciera gestiones con el Departamento del Tesoro a esos efectos.

El programa federal de zonas de oportunidad es parte de la reforma contributiva federal del presidente Donald Trump y busca atraer inversión a zonas geográficas deprimidas económicamente.


💬Ver 0 comentarios