Hilton Cordero fue comisionado de la Policía Municipal de San Juan. (GFR Media)

El excomisionado de la Policía Municipal de San Juan, Hilton Cordero, se declararía culpable del cargo federal que pesan en su contra por pornografía infantil, luego de aceptar la oferta de declaración de culpabilidad presentada por la Fiscalía Federal.

La decisión fue informada por el acusado a la Fiscalía y la Corte durante una vista de estatus ante el juez federal Gustavo Gelpí en el Tribunal Federal en Hato Rey el lunes, 12 de agosto. Durante la vista, Cordero estuvo acompañado por su abogado José Nieto-Mingo.

Ese mismo día la Fiscalía envió a Nieto un borrador del documento de acuerdo de declaración de 12 páginas, para su discusión con el acusado antes de plasmar las firmas finales, indicaron hoy, miércoles, las fiscales Rosa Emilia Rodríguez y Cristina Caraballo-Colón.

“Como se indicó en dicha comunicación al abogado defensor, tan pronto como notifique que su cliente está de acuerdo con el lenguaje contenido en el borrador del documento, procederemos de inmediato a obtener las firmas necesarias para que el Acuerdo sea definitivo y válido”, lee la moción informativa presentada hoy.

Sobre el caso, el juez federal Gustavo Gelpí denegó el pasado 17 de julio una moción de desestimación de los cargos federales que habían sido radicada por la defensa legal de Cordero en el 2018. Antes de la audiencia del lunes, quedaba poe determinarse una fecha para juicio.

El juez Gelpí delegó la evaluación de la petición de desestimación a la juez magistrada Silvia Carreño, quien había recomendado el pasado 8 de noviembre que se denegara la solicitud de desestimación, pero la defensa de Cordero objetó esa recomendación.

Sin embargo, en la orden de denegación, el juez Gelpí concluyó que las recomendaciones de Carreño en su reporte serían adoptadas en su totalidad.

La defensa había alegado que son los mismos cargos por los que fue procesado en los tribunales estatales, por lo que argumentó que se estaba violando el derecho constitucional contra la doble exposición.

El excomisionado de la Policía Municipal de San Juan se declaró culpable en enero de 2014 en el tribunal estatal y cumple una condena de cárcel de ocho años por cinco delitos de pornografía infantil y uno de actos lascivos contra una menor de edad.

“Cordero se declaró culpable de actos lascivos; enviar, transportar, vender, distribuir, publicar, exhibir o poseer material obsceno y producción de pornografía, mientras que la acusación federal descansa en un cargo de tráfico sexual de menores”, indicó Carreño en su resolución en noviembre.

La magistrada encontró que la diferencia está en que la acusación federal le imputa un “acto sexual comercial”, aludiendo a una conducta delictiva diferente a la establecida en los cargos estatales y para el cual se requiere una prueba distinta de los hechos. La defensa sostuvo que el señalamiento estaba implícito en el caso a nivel estatal.

En la moción la defensa de Cordero alegó que la insistencia de la fiscalía federal en acusar a Cordero “es parte de un claro esfuerzo de penalizarlo por haber apelado con éxito la denegación de una moción de supresión (de evidencia) que inicialmente radicó el 3 de julio de 2012”.

Añadió que también se debe a que logró “suprimir prácticamente toda la evidencia que el gobierno (la fiscalía) quiere usar en este caso”.

Cordero se refirió a que después de declararse culpable en el foro federal en el 2013, cuando llegó a ser sentenciado a 10 años de cárcel por Gelpí, apeló en el Primer Circuito de Boston pidiendo que se suprimiera la evidencia porque había sido obtenida de forma ilegal.

El foro judicial de Boston aceptó el argumento y, luego, la misma magistrada Carreño recomendó que se eliminaran varias piezas de la prueba, menos un disco duro, una cámara de vídeo y el testimonio de la víctima.

Aunque Cordero también trató de apelarlo, la corte en Boston lo mantuvo, dando paso a una nueva acusación de parte de las autoridades federales en el 2016.


💬Ver 0 comentarios