Kenneth Rivera Robles

Punto de vista

Por Kenneth Rivera Robles
💬 0

Pagando federal

Recientemente se volvió a plantear la consecuencia de que Puerto Rico fuera parte del sistema contributivo federal. En ese caso, tanto las personas naturales como jurídicas tendrían que pagar contribución federal sobre sus ingresos. También se tendría acceso a créditos federales reintegrables como lo serían el “earned income tax credit” y el “child tax credit”. A continuación, algunos comentarios en cuanto al impacto potencial del tal cambio.

SITUACIÓN ACTUAL

Puerto Rico se trata como una jurisdicción fiscal separada de los EE.UU. Sin embargo, varias contribuciones federales son pagadas por sus residentes. En el 2018 de acuerdo a números del IRS, Puerto Rico pagó $3,443 millones de dólares de contribuciones federales. De esta cantidad, el 96% o $3,308 millones corresponden a pagos hechos por contribución sobre ingresos federal (unos $30 millones) y contribuciones de nómina (unos $3,278 millones). Las personas de Puerto Rico, si son ciudadanos de EE.UU., están sujetos al pago de contribuciones sobre ingreso federales por su ingreso devengado de fuentes fuera de Puerto Rico. Las aportaciones al programa de seguro social son pagadas por los residentes de Puerto Rico de igual forma que en los EE.UU. Además, las contribuciones federales pagadas por entidades de Puerto Rico ascienden a $19 millones por operaciones o inversiones en EE.UU. Por ser consideradas corporaciones foráneas para fines contributivos federales, usualmente no tributan a nivel federal por sus ganancias locales.

Para el año fiscal, Puerto Rico cobró $11,855 millones en contribuciones para el fondo general. De esta cantidad, $2,200 millones son contribuciones sobre ingresos individuales, $2,400 millones son contribuciones sobre ingresos corporativos, $2,082 millones son el arbitrio de la Ley 154 y $2,299 millones corresponden el impuesto de ventas y uso (luego de descontar los pagos a COFINA). En cuanto a tasas contributivas, hay una tasa máxima individual de 31.35% y la corporativa es de 37.5%. También tenemos una tasa de IVU de 11.5%.

ESTUDIOS FEDRALES

El Gobierno Federal ha hecho tres estudios sobre este asunto. El primero fue un estudio del Congressional Budget Office (CBO) realizado en el año 1990 en contemplación de un proyecto federal para atender el estatus de la isla. El proyecto concluyó que hacernos estado aumentaría el flujo de fondos federales, pero por otro lado se reduciría el beneficio de la Sección 936 en la isla, lo que habría resultado en una reducción de 1% a 2% en nuestro crecimiento económico. La Sección 936 permitía mediante un crédito federal reducir sustancialmente las contribuciones federales de las corporaciones de EE.UU. que tenían operaciones de manufactura en Puerto Rico. Dicha sección fue derogada en el 2005 de forma paulatina por un periodo de 10 años, hasta el año 2005.

El segundo estudio fue hecho por el Government Accountability Office (GAO) en el año 1998. Este estudio dice que el efecto contributivo tanto para individuos como corporaciones en forma agregada sería de naturaleza neutral. Esto es que las contribuciones adicionales hechas serían mitigadas por beneficios contributivos (como créditos) recibidos a nivel local.

El tercer estudio fue hecho por el GAO en el año 2014 y mucha de la información utilizada es del año 2010. De acuerdo a dicho estudio, los individuos tendrían que pagar contribuciones sobre ingresos de $2,200 millones al gobierno federal luego de considerar los créditos reintegrables como el “earned income credit” y el “child tax credit”. En el caso de las corporaciones, se estima que habría contribuciones totales de $5,000 a $9,300 millones. La oscilación tan grande ocurre porque se hace difícil estimar si las corporaciones foráneas mantendrían sus operaciones en la isla luego de un cambio de esta índole.

El estudio del GAO del 2014 debe ser el más preciso en este momento. Sin embargo, el mismo no contempla la reforma contributiva federal, tambié conocida como el Tax Cuts and Jobs Act del 2017. La misma proveyó reducciones sustanciales a las corporaciones y unas, un poco más modestas, a los individuos. Ahora, todas las corporaciones pagan a 21% y la tasa máxima individual es de 37%. Además, la reforma introdujo varios cambios en sus reglas relativas a tributación internacional que cambian dicho panorama contributivo dramáticamente.

PUNTOS FINALES

A nuestro juicio, hay tres cosas que se tendrían que ajustar. La primera son las tasas impositivas. De acuerdo al 2020 State Business Tax Climate Index del Tax Foundation, el estado con una tasa contributiva más alta individual es California con 13.3% y la tasa corporativa más alta es en Iowa con 12%. En impuesto de ventas y uso, la tasa más alta la tiene California con 7.25%. Económicamente no parece viable que se mantengan las tasas contributivas locales actuales si tenemos que pagar contribuciones federales a la vez.

Lo segundo es que tanto el sistema contributivo de Puerto Rico como el federal son sumamente complejos. Más aún, por cambios legislativos a nivel local y federal ya no son tan parecidos, por lo que habría que simplificar dramáticamente nuestro sistema contributivo pues si no, sería prácticamente inmanejable.

Lo tercero sería determinar estrategias para atraer nueva inversión foránea. Hemos dependido de incentivos contributivos como la principal herramienta en esta área e incluso en julio adoptamos un nuevo Código de Incentivos. El cambio propuesto implicaría rediseñar sustancialmente nuestra estrategia para atraer nueva inversión foránea y buscar otros atractivos no contributivos como herramientas para dicha iniciativa. Esto, haciendo todo lo posible por asegurar y proteger el nivel de inversión actual.

Estos son solo los cambios contributivos que enfrentaríamos. De acuerdo al estudio del GAO del 2014, las transferencias adicionales podrían ascender a $5,400 anuales y se detallan en el mismo. Es importante que antes de cualquier determinación final sobre este asunto se comparen estos con las transferencias de fondos federales, al momento, para determinar el impacto en Puerto Rico de un cambio como el propuesto.

Otras columnas de Kenneth Rivera Robles

domingo, 27 de octubre de 2019

Las reglas de juego

En el 2013, se comenzó la iniciativa llamada el Coalition for the Rule of Law in Global Markets (“la Coalición”). Esta reconoce que una piedra angular para atraer inversión foránea es que haya un Estado de derecho (“Rule of Law”) eficiente. Las empresas comerciales prefieren jurisdicciones donde las reglas son claras, transparentes y basadas en la meritocracia, donde se exige un cumplimiento apropiado de la ley y donde ocurren adjudicaciones judiciales justas. Otras instituciones internacionales como el American Bar Association (que tiene el “Rule of Law Initiative”), el World Economic Forum y el World Bank también le dan mucha importancia.

sábado, 5 de octubre de 2019

La odisea del plan fiscal

Si no se alcanzan los recaudos o se emite más deuda, será sumamente difícil cumplir con el plan

sábado, 28 de septiembre de 2019

El precio de la salud

Aquí explicaremos cómo funciona el programa de Medicaid y cuál es la situación actual en lo que concierne a Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios