Noel Algarín Martínez
💬 0

Se acerca el invierno para nuestro deporte

Los seguidores de la popular serie de televisión Game of Thrones saben que cuando alguno de los personajes de la saga menciona la frase “Winter is coming” (Se acerca el invierno), lo hace a modo de advertencia de que un tropel de calamidades y miserias está a punto de desatarse sobre todos. En la teleserie el invierno es señal de que lo peor está por venir.

La divulgación reciente durante las vistas de presupuesto del Gobierno de que el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) podría perder 6 de los 8 millones de dólares a los que tiene derecho en 2017 por parte del Estado, es lo más parecido a la cercanía del invierno que con tanta angustia y temor anuncian los personajes de Game of Thrones. Estamos hablando que de aprobarse el presupuesto del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) —dependencia del Gobierno a través la cual se manejan los fondos públicos destinados al Copur— tal y como fue presentado el jueves, el Copur sería uno de los grandes damnificados al perder tres cuartas partes de los fondos que debía recibir.

No es secreto que nuestro aparato público está en quiebra. El recorte a las partidas que recibe el Copur se corresponde con recortes en otras áreas del Gobierno como parte del plan que la administración de Ricardo Rosselló sometió a la Junta de Control Fiscal.

Pero conviene mirar las consecuencias que tendrían las significativas reducciones propuestas en el deporte de alto rendimiento. Para empezar, nuestros atletas ya están trabajando con miras al ciclo olímpico que tiene su primera gran cita el año que viene en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia. Para esta justa y ante un escenario de insuficiencia de fondos, Puerto Rico podría participar con un mínimo de atletas. La historia se repitiría en 2019 en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, y en 2020 en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón. Incluso, no se podría descartar que nos ausentemos de alguna de estas competencias.

En un escenario más dramático, el Copur podría quedar inoperante y verse forzado a cerrar por un periodo, lo que echaría abajo cualquier plan a corto, mediano o largo con sus federaciones y atletas.

Llama la atención que este cuadro tétrico comience a manifestarse a menos de un año del momento más glorioso del deporte puertorriqueño: la obtención de la primera medalla de oro en una olimpiada, conseguida por la tenista Mónica Puig en Río 2016. Pero el brillo y esperanza que dejó esa medalla para construir a futuro amenaza con congelarse con la precipitada llegada del invierno sobre nuestro deporte de alto rendimiento, que estoy seguro sobrevivirá a esta crisis, aunque resta por verse en qué condiciones...

Otras columnas de Noel Algarín Martínez

domingo, 18 de junio de 2017

Se acerca el invierno para nuestro deporte

Los anunciados recortes en fondos al Comité Olímpico de Puerto Rico amenazan con comprometer nuestra participación en el ciclo olímpico.

domingo, 4 de junio de 2017

Carlos Correa apenas comienza a mostrar su grandeza

Entre las muchas alegrías que nos dejó el pasado Clásico Mundial de Béisbol ninguna más rotunda y clara que la confirmación de que Puerto Rico cuenta al día de hoy con una generación de peloteros realmente especial.

💬Ver 0 comentarios