Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Aunque la privación de sueño se está reportando desde una edad tan temprana como en los infantes, esta se agudiza según los niños van creciendo y se incorporan diversas variables que empeoran y complican la situación.

Un estudio reciente reveló la respuesta a la interrogante de muchos padres con relación a problemas de conducta, atención, aprendizaje y también de salud de sus niños. La Universidad de Johns Hopkins, así como una encuesta realizada por The National Sleep Foundation, una fundación norteamericana que estudia los patrones de sueño en la población, encontraron que la mayoría de los niños y los adolescentes no están durmiendo lo suficiente y están desarrollando unas dificultades serias, tanto en la salud, como en la conducta.


💬Ver 0 comentarios