Capturar este momento es un logro importante para los sensores espaciales (NASA).

A lo largo de muchos años, la NASA ha logrado capturar en fotos y vídeos diversos fenómenos que se registran en el espacio, maravillando al mundo de la astronomía.

Uno de ellos fue registrado recientemente gracias a los sensores de la sonda SOHO (Solar and Heliospheric Observatory) que se lanzó en 1995.

Las imágenes difundidas por la agencia espacial estadounidense muestran el momento en el que los fragmentos del cometa Kreuzt, un cometa gigantesco que se desintegró hace miles de años, colisionan contra el Sol y se desintegran.

El vídeo muestra cómo el cuerpo celeste sigue su órbita hasta impactar la corona solar, la parte exterior de la estrella. La cola del cometa tarda unos segundos en desaparecer también.

Este impactante suceso astronómico ocurrió el 15 de agosto de 2019. La inmensa mayoría de las veces no se sabe a dónde van a parar estos fragmentos, pero la NASA capturó el momento en el que uno de ellos se estrelló contra el Sol.

El objeto espacial se acelera mientras más se acerca al Sol, esto debido a la atracción gravitatoria que ejercen los grandes cuerpos masivos como las estrellas.

“Gradualmente, hay más y más objetos cada vez más pequeños siguiendo el mismo tipo de órbita, hasta que tienes esta continua inundación de objetos que caen al Sol”, explicó el astrónomo Jonti Horner, de la University of Southern Queensland, a Science Alert.

Capturar este momento es un logro importante para los sensores espaciales, ya que la mayoría de cometas que se estrellan contra el Sol no son apreciables debido a su pequeño tamaño, pero con este la NASA tuvo suerte.


💬Ver 0 comentarios