Anne McClain pasó 203 días a bordo de la Estación Espacial Internacional, lugar desde donde habría cometido el delito (NASA).

La NASA está investigando lo que sería un posible delito ocurrido en la Estación Espacial Internacional (EEI), es decir, el primer delito cometido fuera de la Tierra.

Se trata de una acusación en contra de la astronauta Anne McClain por supuesto robo de identidad y acceso indebido a registros financieros privados, luego de que hubiera accedido a la cuenta bancaria de su expareja mientras vivía en la EEI, según reveló el diario The New York Times.

De acuerdo con el diario estadounidense, ella misma reconoció que accedió a dicha cuenta mientras estaba a bordo de la estación, pero negó en todo momento haber actuado mal. A través de un abogado, McClain insistió en que estaba dirigiendo las finanzas en común que tenían.

Summer Worden, la expareja de Anne, presentó una queja ante la Comisión Federal de Comercio, y ante la Oficina del Inspector General de la NASA, acusando a la astronauta de acceder indebidamente a sus cuentas bancarias desde la estación espacial utilizando tecnología de la NASA.

El abogado de la acusada dice que ella accedió a la cuenta bancaria desde la estación usando una contraseña que conocía y que había usado anteriormente, pero “niega rotundamente que haya hecho algo indebido y que accedió a los registros financieros para asegurarse del cuidado del hijo de Worden, a quien ambas habían criado juntas”.

Según McClain, estos accesos a las cuentas de Worden eran parte de una rutina administrativa de las finanzas familiares, y asegura que ella no movió fondos de las cuentas ni los utilizó de ninguna manera.

Además, agregó a través de sus redes sociales, que tiene "total confianza" en la investigación del inspector general de la NASA acerca del caso, y que lamenta que sus problemas personales ahora estén en los medios.

Según revela The New York Times, en medio de la batalla legal por el hijo de Worden, McClain tuvo que irse a la EEI e iba a participar en el primer paseo espacial solo de mujeres, aunque posteriormente fue cancelado.

Worden, una es exoficial de Inteligencia de la Fuerza Aérea estadounidense, comenzó a sospechar cuando Anne le hizo preguntas sobre su economía personal, no la conjunta, por lo que consultó a su banco desde qué redes habían accedido a sus cuentas, y se llevó una gran sorpresa cuando vio que una de las redes pertenecía a la NASA.

Ahora, la astronauta y Worden se enfrentan en un juicio no solo por el divorcio y la custodia del menor, sino también por lo sucedido en la EEI.


💬Ver 0 comentarios