Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Enerys Pagán Olaguibel, estudiante de la escuela especializada en Ciencias y Matemáticas Brígida Álvarez Rodríguez, en Vega Baja, fue recibida por decenas de sus compañeros de estudios (horizontal-x3)
Enerys Pagán Olaguibel, estudiante de la escuela especializada en Ciencias y Matemáticas Brígida Álvarez Rodríguez, en Vega Baja, fue recibida por decenas de sus compañeros de estudios. (José Rodríguez)

Con tan solo 16 años, Enerys Pagán Olaguibel, estudiante de la Escuela especializada en Ciencias y Matemáticas Brígida Álvarez Rodríguez, en Vega Baja, se destacó en un evento científico internacional, logrando medalla de plata.

La estudiante de undécimo grado participó en la categoría Ambiente de la competencia Golden Climate International Environmental Project Olympiad, que se llevó a cabo en Kenya.

En su investigación, Enerys usó plasma, que es uno de los cuatro estados de la materia, para romper una molécula de dióxido de carbono, gas que causa el calentamiento global. La joven encontró cuánta energía se necesita para romper la molécula de CO2, y determinó que el oxígeno y el carbono pueden separarse exitosamente, y disminuir la contaminación que hay en el aire.

“Me siento bien orgullosa, realmente no esperaba llegar tan lejos. Estaba suficientemente agradecida con poder haber viajado. Así que fue un gran orgullo y bien sorprendente poder haber ganado la medalla de plata”, dijo la adolescente a su llegada a Puerto Rico.

Riéndose, con una mezcla de alegría y nerviosismo al hablar, Enerys expresó su agradecimiento a diferentes entidades, su escuela, padres y demás personas que la apoyaron para poder viajar a la competencia.

La adolescente exhortó a los jóvenes a seguir sus sueños, sin importar el campo de interés que tengan o lo simple que los puedan ver, y aportar a las soluciones.

Los padres de la estudiante, José Pagán y Enerys Olaguibel, acompañaron a su hija al evento. Olaguibel, quien es química de profesión, destacó que su hija “desde bien pequeña quería ver cómo funcionaban las cosas” y hacía mezclas con cremas, champús y acondicionadores.

Olaguibel expresó el orgullo que sienten por Enerys, e instó a los padres y madres a apoyar los “sueños de sus hijos”.

Vital el apoyo y auspicios

La Asociación Productos de Puerto Rico fue una de las entidades que apoyó a Enerys Pagán Olaguibel. (José Rodríguez)
La Asociación Productos de Puerto Rico fue una de las entidades que apoyó a Enerys Pagán Olaguibel. (José Rodríguez)

El presidente de la Asociación Productos de Puerto Rico (APPR-Hecho en Puerto Rico), el licenciado Ramón Pérez Blanco, dijo que esa organización ha apoyado a Enerys, al ayudar a costear parte del viaje a Kenya.

“Esta muchacha es una emprendedora innata. Es un ejemplo extraordinario a su edad”, dijo Pérez Blanco en tono entusiasta.

“Eso es lo que el país necesita. Inventarse algo de la nada. Lo que ella desarrolla es capital de Puerto Rico. Eso es lo que necesita nuestro país, personas que busquen crear e innovar”.

Por su parte, el mentor de Enerys, el ingeniero Ramón Rivera Varona, del laboratorio de Plasma de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, en Hato Rey, destacó lo “dedicada” de la estudiante, que en tres años hizo tres investigaciones exitosas en ese lugar.

Recibida como héroe

Enerys fue recibida ayer en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en Carolina, por unos 40 compañeros de clase, que gritaban tanto al celebrar que parecían 100.

Enerys Pagán Olaguibel fue recibida por decenas de sus compañeros de estudio en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. (José Rodríguez)
Enerys Pagán Olaguibel fue recibida por decenas de sus compañeros de estudio en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. (José Rodríguez)

El grupo espero en medio del fuerte calor que hacía por más de una hora, y cada vez que alguien salía del terminal de Jet Blue festejaba, levantando sonrisas de los turistas y de los boricuas que regresaban de un viaje. Dentro del edificio los guardias de seguridad y otros empleados sonreían al escuchar la celebración y ver los carteles que llevaban los estudiantes.

“Enerys, orgullo de Brígida, Puerto Rico y América”, leía uno de los carteles que sostenía una estudiante.

“Estamos más que orgullosos que nuestra niña haya logrado este viaje y puesto en alto el nombre de Puerto Rico”, dijo Hedrian Ayuso Ponce, director de la escuela Brígida Álvarez Rodríguez. Destacó que la estudiante ya estuvo en una competencia en Perú y tiene invitaciones para otros países, entre ellos Turquía.

Por su parte, la maestra de ciencias ambientales, Vyomar Santiago, al hablar de Enerys destacó a los padres de la joven. “Tiene todo lo que los jóvenes de este país deberían tener, dos padres luchadores, siempre pendiente a ella”.

Enerys “es apasionada de las ciencias. Ella es bien callada, pero muy preocupada por su futuro”. Añadió que la jovencita fue voluntaria en la Red Caribeña de Varamientos y que pertenece al programa de niños dotados, que tiene oficina en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey.

Santiago dijo que con su ejemplo, Enerys motiva a sus compañeros de clase, dado que en sus trabajos no buscan solo una nota, “busca impactar la sociedad” y que está entusiasmada en hacer trabajos de investigación científica.

Mientras, la maestra de matemáticas, Verónica Rivera, comentó que Enerys le abre horizontes no solo a los niños sino a toda sociedad. “Da esperanza de que ponemos empeño” y podemos triunfar.


💬Ver 0 comentarios