Canadá aprobó en 1996 una ley que protege los intereses de los canadienses e impide reconocer o ejecutar en Canadá decisiones judiciales a consecuencia de la Ley Helms-Burton. (EFE) (semisquare-x3)
Canadá aprobó en 1996 una ley que protege los intereses de los canadienses e impide reconocer o ejecutar en Canadá decisiones judiciales a consecuencia de la Ley Helms-Burton. (EFE)

La Habana, Cuba - El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel sostuvo una conversación con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en la que abordaron distintos temas de interés mutuo, entre ellos la crisis de Venezuela y la puesta en vigor por Estados Unidos del Título III de la Ley Helms-Burton.

“Enfaticé en la necesidad del diálogo con el Presidente Maduro basado en el respeto a la soberanía de #Venezuela y al Derecho Internacional sin amenaza ni intervención extranjera. Agradecí su oposición a la Ley Helms Burton”, señaló a través de Twitter el mandatario cubano.

Este viernes, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, divulgó un comunicado en el que ratifica que la nación no reconocerá o aplicará ninguna sentencia emitida bajo el Título III de la ley Helms-Burton de Estados Unidos por actividades económicas en Cuba.

Canadá aprobó en 1996 la ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA, por sus siglas en inglés), que protege los intereses de los canadienses e impide reconocer o ejecutar en Canadá decisiones judiciales a consecuencia de la Ley Helms-Burton.

Freeland recordó que la normativa permite a los ciudadanos de Canadá utilizar los tribunales canadienses para demandar a la persona que haya iniciado una acción bajo la ley Helms-Burton, incluso si el proceso no ha concluido.

El Título III de la ley permite a nacionales estadounidenses demandar ante la justicia de ese país a personas y entidades, incluso de terceros países, que inviertan en el territorio cubano en propiedades nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959. Ello podría afectar a empresas europeos o de otros países presentes en la nación caribeña, a raíz del criticado alcance extraterritorial de la disposición.

Aunque la Helms Burton se aprobó en 1996, la aplicación de su Título III había sido suspendido hasta ahora por las sucesivas administraciones, incluida la de Donald Trump en sus primeros dos años. En abril último ese gobierno anunció la intención de activar el acápite desde el 2 de mayo, lo cual ha generado una ola de críticas en el mundo por considerarlo contrario al derecho internacional.

Este jueves, se presentaron las primeras demandas ante tribunales norteamericanos, una contra la compañía de cruceros Carnival Cruise Lines y otra contra la Corporación Cimex SA, un grupo empresarial de capital estatal cubano; y la Unión Cuba-Petróleo (Cupet), según reportan varios medios desde Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios