El baloncelista Walter Hodge (horizontal-x3)
El baloncelista Walter Hodge. (GFR Media)

El gerente general de los Capitanes de Arecibo en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), Ángel Edgardo García, aseguró que le tomó por sorpresa la determinación de la liga y de su presidente, licenciado Fernando Quiñones, de no aprobar la radicación del contrato del armador Walter Hodge, Jr., quien está acusado por un caso de violencia de género contra su esposa, en un incidente que se remonta a septiembre de 2017.

Tras recibir el contrato del canastero el pasado jueves, el BSN presentó una resolución negando la aprobación del documento y asegurando que la medida se tomó para velar por los mejores intereses de la liga. Citando el Reglamento General y el Reglamento de Disciplina, específicamente la Regla 2, inciso 1, la liga emitió dicha resolución: “Los Miembros del BSN deben comportarse de acuerdo con los principios de dignidad, integridad, lealtad y responsabilidad en todas sus relaciones de naturaleza competitiva, económica, social y moral”.

“Sí me tomó por sorpresa de la manera que se manejó el asunto. Jamás pensaba que se iba a manejar de esta manera, pero la liga envió una resolución y vamos a cumplir fiel y correctamente con todo lo que el licenciado (Fernando Quiñones, presidente del BSN) nos envía a través de una resolución”, dijo el viernes García, gerente general de los Capitanes, a El Nuevo Día.

“A mí me toma por sorpresa porque el tribunal, las autoridades que regulan la ley y el orden en Puerto Rico, le dan permiso para que él trabaje, para que devengue su salario y pueda cumplir con las responsabilidades con sus hijos y su familia, como siempre ha hecho. Lo que me sorprende es que sea el baloncesto (BSN), que sea el presidente que tome la determinación de separarlo de su trabajo”, añadió García, quien aclaró que acatará las instrucciones del presidente del BSN, quien en la resolución le dio un plazo de cinco días para solicitar una reconsideración y para que el jugador presente su alegato y defensa para no ser suspendido por el resto de la temporada 2018.

Hodge fue arrestado este pasado sábado, 26 de mayo al pisar suelo boricua luego de ver acción por los pasados meses en la liga profesional del Líbano, donde ganó el campeonato. El canastero fue acusado en ausencia el 7 de septiembre de 2017, dos semanas antes del paso del huracán María. Se le presentaron cargos por violar el artículo 3.2 de la Ley de Violencia Doméstica al agredir, según las autoridades, a su pareja en diferentes partes del cuerpo en presencia de un menor de edad. Esto último se considera un agravante. El incidente ocurrió en Isabela, pero el canastero nunca se presentó ante las autoridades a pesar de que había una orden de arresto en su contra.

A preguntas de El Nuevo Día al gerente de los Capitanes, si no considera que esta conducta pudo haber pesado más al momento de la liga no aceptar su contrato, García alegó que Hodge tenía un compromiso de viaje y que la radicación de cargos se dio cuando ya el jugador se había marchado del país.

“La realidad es que en el momento que surgió la situación, él tenía un viaje, sale y después llega la orden de arresto. Esa es la realidad. Eso es lo que está ahí. Ya es un asunto que tiene que ver con los abogados de él. A mí me corresponde la situación con el equipo”, dijo García.

No obstante, tan pronto como dos días luego del incidente reportado el 7 de septiembre por las autoridades, este diario logró comunicación con el entonces abogado de Hodge, el licenciado Federico López, quien entonces dijo al reportero Javier Colón Dávila que el jugador se entregaría entre el lunes y el martes siguiente a los hechos (11 o 12 de septiembre).

En ese instante el abogado no quiso contestar si el jugador se encontraba en o fuera de la isla, a preguntas del reportero. “Esa pregunta no te la voy a contestar”, dijo López en entrevista telefónica.

Este diario volvió a hacer contacto con el licenciado el pasado sábado, día del arresto de Hodge, Jr. en el aeropuerto, pero informó que ya no representa al jugador.

En lo que respecta al BSN, ahora el canastero tiene cinco días laborables para exponer por escrito las razones por las cuales no deba ser suspendido por el resto de la temporada, según la resolución de la liga. El BSN asignará un oficial examinador para ver el escrito y pasar juicio sobre el particular.

García dijo a El Nuevo Día que en efecto solicitarán una reconsideración, siguiendo lo que dicta la misma resolución de la liga. También el jugador tiene la opción de apelar esta orden en el Comité de Apelaciones de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico en un plazo de 48 horas luego de recibida la orden.

“Ya el caso está bajo la consideración de nuestro asesor legal (de los Capitanes)”, dijo el gerente de los actuales subcampeones, quien recalcó que una de las causales por las que la jueza que atendió el caso tras el arresto de Hodge, procedió a ordenar la remoción del grillete, fue para darle oportunidad de trabajar y ganarse el sustento en lo que se celebra la vista a la que fue citado para el 11 de junio en Aguadilla.


💬Ver 0 comentarios