Rafael “Pachy” Cruz imparte instrucciones durante un partido de la postemporada del 2016. (GFR Media) (semisquare-x3)
Rafael “Pachy” Cruz imparte instrucciones durante un partido de la postemporada del 2016. (GFR Media)

Tras el retiro como baloncelista de Rafael “Pachy” Cruz en el 2014 tras jugar 21 temporadas en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), el apoderado de Arecibo, Luis Monrozeau lo incorporó al cuerpo técnico de los Capitanes de Arecibo para la temporada 2015 como asistente del dirigente Omar González.

Tras esa campaña, y sin tener un historial como técnico, Monrozeau lo anunció como su coach para el 2016.

Y con su debut, Cruz cargó con un saco de presión en sus espaldas. Sabía de lo exigente que era la fanaticada arecibeña, que estaba acostumbrada a ver a su equipo en series finales. Cruz, además, iba a dirigir a algunos jugadores que fueron sus compañeros de equipo. Era todo un reto.

Arecibo presentaba a Renaldo Balkman, Walter Hodge, David Huertas, David Cortés, Denis Clemente, Guillermo Díaz, Alvin Cruz, Ángel Álamo, Joel Nieves y Joel Jones, junto a los novatos nativos, Joel Rodríguez, y Ángel Matías.

Y en la temporada regular, una en donde muchos críticos le señalaban su falta de experiencia, Cruz condujo a Arecibo al tercer puesto con 20-16.

Ya con su equipo completo para la postemporada y con los servicios de los refuerzos Coty Clarke y Cady Lalanne, Arecibo enfrentó en los cuartos de final a su némesis Ponce, campeón del 2014 y 2015.

Arecibo eliminó a Ponce en cuatro partidos. Luego, despachó a Santurce en la semifinal en cinco partidos y tocó la final contra Bayamón, dirigidos por Francisco “Paco” Olmos, en cuyo equipo jugaban dos sietepisinos, Peter John Ramos y Jeleel Akindele.

La historia bautizó a Cruz la noche del jueves 14 de junio de 2016, con la serie 3-2 a favor de los Capitanes, el sexto juego de la final se jugaría en el ‘Petaca’ Iguina, hogar de los arecibeños. Esa noche, ante casa llena en la Petaca Iguina, Arecibo salió airoso por 85-75, lo que le dio el campeonato a los locales y al debutante mentor.

Tan pronto terminó el partido la fanaticada comenzó a celebrar en grande en el tabloncillo y corearon el nombre de su dirigente. Fue el sexto cetro en la historia de la franquicia y el primero desde el 2011.

“Estoy disfrutando el momento. Me siento muy bendecido. Esto es un sueño. No parece real”, expresó en entrevista Cruz, una vez terminó el choque.


💬Ver 0 comentarios