Su habilidad de comunicación con sus jugadores ha sido crucial para que los Medias Rojas de Alex Cora hayan llegado tan lejos. (AP / Charles Krupa) (horizontal-x3)
Su habilidad de comunicación con sus jugadores ha sido crucial para que los Medias Rojas de Alex Cora hayan llegado tan lejos. (AP / Charles Krupa)

Boston – Si los Medias Rojas de Boston fueron capaces de llegar este año más lejos que en 2017, cuando John Farrell los dirigió por última vez, mucho tiene que ver con que esta temporada encontraron un piloto mucho más comunicativo en el puertorriqueño Alex Cora.

Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero en el caso del técnico boricua, sus habilidades de comunicación se tradujeron en 108 victorias en la temporada regular, un récord para la franquicia.

Dos de sus jugadores dieron testimonio de lo crucial que ha sido su estilo de dirigir e interactuar con ellos, dejando clara la gran diferencia entre Farrell y Cora. Con practicamente el mismo equipo, el estadounidense ganó la División Este en 2017 con 93 triunfos, pero no pudo pasar de la serie divisional. Cora tiene a Boston en la segunda ronda de los playoffs, en pelea con Houston por adelantar a la Serie Mundial y buscar el título de campeones.

Para el lanzador zurdo Chris Sale, uno de los ases en la rotación de los Medias Rojas, el estilo de Cora ha sido crucial, pero su importancia se ha magnificado en estos playoffs.

“Pienso que es gigante”, contestó cuando El Nuevo Día le preguntó cuanto peso tiene la manera en que el puertorriqueño se comunica con ellos.

Creo que es algo así como ser el que marca la diferencia, en el sentido general de relajación, y no ha habido pánico en ninguna parte de la temporada. Cuando él le da el día libre a los jugadores, ellos se toman el día libre. No hay tal cosa como tomarse el día libre, y que entonces exista pánico. Él confía en el proceso y en todos los que tiene en su equipo”, destacó Sale.

Evidencia de esto se ha visto en las movidas que ha hecho Cora en la postemporada, como cuando le anunció un día antes a Brock Holt que lo utilizaría en el tercer partido de la serie divisional ante los Yankees, y este respondió bateando para el ciclo completo con sencillo, doble, triple y cuadrangular, durante la paliza 16-1 en Nueva York. Al día siguiente cambió su alineación nuevamente.

“Confía en sus coaches, sus preparadores, en cada jugador en el roster. Así que pienso que poder verlo en ese tipo de situaciones y mantenerse relajado, nos hace a nosotros estar más confiados en nosotros mismos, porque él es el que está corriendo todo esto. Y él no está preocupado. Entonces ¿por qué vamos a preocuparnos nosotros?”, prosiguió el zurdo Sale, quien abrió el primer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana el sábado.

Para Sale, además de la confianza que esta actitud de Cora les da a los jugadores, hay un elemento más importante. “Eso nos hace jugar el juego que necesitamos jugar, y jugar un poquito más sueltos, que es la manera correcta de hacerlo”.

Diferente a Farrell

Por su parte, el receptor puertorriqueño Christian Vázquez también dejó ver la diferencia que ve entre Farrell y Cora.

Hay mucha diferencia. La comunicación yo creo que es lo más importante, y de verdad que la confianza que nos da Alex es muy diferente a lo que nos daba Farrell. Son personas diferentes. Pienso que es lo primordial. Si te llevas bien con tus peloteros, ellos te van a dar el 100 por ciento todos los días. No es que uno es más malo que el otro, o uno más bueno que el otro. Son personas diferentes”, analizó Vázquez.

“Creo que la alegría que trae Alex todo los días al clubhouse, la energía y las buenas vibras, eso nos ayudó a salir y ganar los 108 juegos”.

Cora sin embargo, prefiere darle todo el crédito a sus jugadores, pues sabe que sin un grupo con el talento de los Medias Rojas, cuya mayor adición en 2018 fue la firma de J.D. Martínez como agente libre para convertirlo en su bateador designado, no estarían donde están ahora.

“Aprendí muchas cosas con la organización de Houston”, dijo Cora sobre su proceso de aprendizaje en lo que respecta a ser un líder. Cora fue el coach de banco de los Astros en 2017, por lo que fue parte de la conquista de Houston del titulo de campeón de la Serie Mundial.

Pero aparte de su preparación para liderar, las cualidades de comunicador parecen ser algo innato en él.

“Yo tengo 42 años. El éxito me lo ha dado que somos un equipo talentoso. Pero en cuanto a llevarme bien con ellos, y comunicarme... yo tengo 42 años”, añadió el técnico boricua aludiendo a su juventud, lo que le permite interactuar con sus jugadores de una manera más llevadera.

“Tenemos cosas en común que podemos compartir. Hay otras que no, pero uno trata de ajustarse a ellos. Mientras más estés con los pies en la tierra, y no te creas la película esa de que eres el dirigente... yo sé quién soy, sé que soy el dirigente. Pero no me creo la película esa”, concluyó diciendo, en el sentido de que ha procurado actuar con los jugadores como si fueran sus pares, en lugar de verse a sí mismo como superior.


💬Ver 0 comentarios