El púgil boricua regresa al cuadrilátero el próximo 9 de junio

El excampeón mundial José “Sniper” Pedraza se expresó confiado en su plan de pelea para cuando enfrente el 9 de junio en Las Vegas al mexicano Antonio Morán, un rival más alto que él, que asimila el ataque contrario y que despunta como una prueba dura digna de la sede en el MGM Grand.

Pedraza, cuyo próximo combate será el semiestelar de la cartelera protagonizada entre el invicto otrora campeón unificado de las 140 libras, Terrence Crawford y el monarca welter británico Jeff Horn, tendrá así su segunda presentación para la empresa Top Rank desde que firmó con esa compañía promotora a principios de este año.

“Ha sido una preparación excelente, he guanteado bastante y ha sido contra personas lo más parecidas a él (Morán), altas, ya que él mide seis pies. Vamos a trabajar el cuerpo ya que es más alto que yo, y a tratar de ponerlo chiquito. Sabemos que también tiene una buena condición, y entonces hay que irlo gastando poco a poco para llegarle arriba”, dijo Pedraza en medio de una sesión de entrenamiento la tarde del miércoles en el Gimnasio Félix Pagán Pintor en Guaynabo.

Pedraza, quien tiene récord de 23-1 con 12 nocauts, reinó en la división de las 130 libras (superpluma) de la FIB entre 2015 y 2017, hasta que cedió la corona en enero de ese año al perder ante el estadounidense Gervonta Davis por nocaut técnico en siete asaltos.

Tras un periodo de inactividad que se prolongó por 14 meses, y luego de firmar con su nueva promotora, Pedraza está en busca de devolverle el brillo a su carrera. Comenzó en buenos términos su relación con Top Rank con una victoria sobre el mexicano José Luis Rodríguez en marzo en Nueva York.

Y ahora se medirá a un peleador con récord similar al suyo, con 23-2 y 16 nocauts.

El cidreño, quien fue subcampeón aficionado del mundo en 2009 y medallista de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez 2010, aspira a una oportunidad titular este mismo año, si sale bien de su compromiso. Dijo estar mucho más cómodo desde que subió a la división de las 135 libras, y sobre todo más fuerte.

“Me siento más fuerte, siento que puedo hacer mejor el trabajo dentro del ring. Y tener más enfoque en cuestión de pensar bien lo que estoy haciendo. Ya en la última pelea mía (en 130) no pensaba muy bien entre hacer el peso y otras cosas. Pero sí me siento más fuerte y más capacitado en esta división”.

Pedraza, un peleador conocido mayormente por su técnica depurada de boxeo, no cambiará su estilo a estas alturas, y mucho menos ante un peleador que lo aventaja en alcance.

“Voy a usar muchos movimientos laterales, mucha defensa e ir buscando los huecos poco a poco (en la defensa) para ir llegando a donde queremos, que esla cara. Pero hay que ir trabajando al cuerpo para gastarlo”.

Esto puede ser un reto pues tanto Pedraza como su esquina han visto y analizado las peleas previas de Morán, quien destaca por su poder de asimilación al recibir castigo, y también posee al parecer una buena condición física como para irse a la distancia.

“Estuvimos observando vídeos de sus peleas anteriores, especialmente las últimos que lo pusieron como campeón latino (OMB). Sabe usar la distancia, la estatura, y trabaja mucho los rectos. Con ese enfoque, hemos estado observando y haciendo ajustes para hacer un buen trabajo al cuerpo y usar la velocidad de manos y piernas, y los laterales de Pedraza para hacer un trabajo efectivo para dominarlo”, dijo por su parte Luis Espada, entrenador y padre del cidreño.

Pedraza partirá junto a su equipo de trabajo el próximo lunes, 4 de junio hacia Las Vegas, donde completará su última semana de preparación al tiempo que cumple los compromisos promocionales del combate.


💬Ver 0 comentarios