Las jugadoras serbias celebran su victoria ante Holanda. (EFE) (semisquare-x3)
Las jugadoras serbias celebran su victoria ante Holanda. (EFE)

La selección femenina de voleibol de Serbia disputará este sábado, por primera vez en su historia, la final del Mundial tras batir a Holanda por 3-1 (25-22, 26-28, 25-19 y 25-23), en la primera semifinal que se jugó en el Yokohama Arena.

Serbia, subcampeona olímpica en Río'16 y que hasta ahora contaba en su palmarés con el bronce conquistado en la edición de 2006, luchará por el título ante Italia.

Holanda, por su parte, ya tiene asegurado el mejor resultado de sus presencias mundialistas (fue séptima en 1998) y aún puede estrenarse en un podio si mañana logra el bronce.

El esperado duelo entre la opuesta Tijana Boskovic y la atacante Lonneke Sloetjes, dos de las mejores rematadoras de esta edición, no defraudó. Fueron ellas quienes asumieron el rol de protagonistas en los instantes decisivos de las cuatro mangas. Al final, Boskovic, con 29 puntos, se alzó en la máxima anotadora. Sloetjes sumó 23.

El equipo serbio dio muestras de su superioridad desde el inicio (9-6, 14-10, 17-14), que obligó a Jaime Morrison, seleccionador holandés, a agotar los tiempos muertos. Tampoco los cambios en su sexteto inicial consiguieron frenar el ataque de sus adversarias (22-18 y 25-22).

En el segundo parcial ambas selecciones ofrecieron un recital de jugadas espectaculares, con puntos directos de saque, defensas al límite y potentes remates.

Aunque Serbia parecía tener bien encarrilado el set (19-15), dos malas recepciones elevaron la tensión (20-19) y un espectacular remate de Sloetjes igualó el marcador (20-20). A partir de ese instante, ambos contendientes dispusieron de 3 bolas de set cada uno para sentenciar esta manga que, a la postre, cayó del lado holandés por 28-26.

En el tercer parcial, Holanda continuó presionando y a los cinco minutos ya obligó al técnico serbio Zoran Terzic a pedir tiempo muerto por un desfavorable 5-9. La tensión se prolongó hasta un empate a 16, tras el que Serbia tomó de nuevo las riendas con sus triples bloqueos y su buen defensa en segunda línea (22-17 y 25-19).

En el último set, el inicio de las actuales subcampeonas olímpicas fue arrollador (7-2). Pero, lejos de hundirse, las holandesas mantuvieron el aplomo y contraatacaron (21-21 y 23-23). Un ataque de Boskovic acabó con su sueño (25-23).


💬Ver 0 comentarios