Gilberto Santa Rosa dijo que el huracán nos dejó devastación, carencias y puso de manifiesto nuestra vulnerabilidad, pero también nos dio un mensaje de unidad. (semisquare-x3)
Gilberto Santa Rosa dijo que el huracán nos dejó devastación, carencias y puso de manifiesto nuestra vulnerabilidad, pero también nos dio un mensaje de unidad. (Gerald López Cepero)

María es un nombre que los puertorriqueños nunca olvidarán. Hace exactamente un año, el 20 de septiembre de 2017, el fenómeno atmosférico con este nombre azotó con tal poder, que Borinquen retrocedió 40 años en el tiempo.

Este huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, el más poderoso en la historia, transformó la isla y sus pobladores al punto de que sus secuelas aún continúan a flor de piel.

A nivel del mundo del entretenimiento, fueron muchos los artistas que con su talento, sus letras, su voz, su poder de convocatoria, su fuerza y el espíritu luchador que los identifica, hallaron la forma de oxigenar la isla e impidieron que se asfixiara con la angustia, desolación, tristeza y desesperanza.

Hoy reflexionan sobre lo acontecido y reafirman una vez más su compromiso con su patria.

Gilberto Santa Rosa - cantante

Era inminente el azote del huracán y los integrantes de la gira  “40... y contando”.  Tuvimos que tomar la triste determinación de salir dos días antes para no perjudicar la primera parte de mi gira de aniversario.

Fue durante los días siguientes que vivimos y entendimos la famosa frase “The Show Must Go On” (“El espectáculo debe continuar”) .

Salimos rumbo a Panamá desde donde comenzamos a monitorear el devastador suceso por medio de la radio, la tv y la internet.

A medida que se iba perdiendo la comunicación, iba aumentando la angustia. El personal completo a quien reconozco su profesionalismo y solidaridad con la gira, no tenía noticias de sus familiares ni el embate real del huracán ni el estado de sus bienes materiales.

En San José de Costa Rica fue nuestra primera función. Salimos a escena con una fuerte carga emocional, mezcla de incertidumbre, miedo y sentido del deber y la responsabilidad.

Al levantarse el telón, los asistentes que llenaron el teatro esa noche nos recibieron con un aplauso de pie y portando todos y cada uno una banderita de Puerto Rico en señal de solidaridad. No fueron pocas las lágrimas de mis compañeros que, a pesar de sus sentimientos, demostraron esa noche de qué están hechos.

Días de emociones mixtas pasaron, entre el sabor del aplauso y la incertidumbre, hasta que gracias a la línea aérea COPA pudimos regresar a la isla.

El huracán nos dejó devastación, carencias y puso de manifiesto nuestra vulnerabilidad, pero también nos dio un mensaje de unidad, nos hizo descubrir habilidades y talentos que no conocíamos y sacar la estirpe de gente buena que tenemos.

Que sea este lamentable suceso para comenzar a renovar nuestra querida isla y -para eso- comencemos por renovarnos nosotros mismos.

Luis Fonsi - cantautor

(GFR Media)
(GFR Media)

Para mí lo más difícil del huracán fue el sentido de impotencia que sentí.

Me encontraba en Estados Unidos en plena gira y la angustia que sentía al no poder saber de los míos y ver a la mayoría  de mi equipo de trabajo con ese mismo dolor al no poder comunicarse con sus familiares fue horrible.

Tener que demostrar alegría y entusiasmo cada noche sobre el escenario, mientras sabía que los míos sufrían, fue desesperante.

Si hubo algo positivo de todo esto, fue ver cómo un pueblo se unió para ayudarse entre sí y poder salir adelante.

Todos los que estábamos fuera de la isla nos movilizamos y nos unimos con un solo propósito,  levantar a Puerto Rico. Siempre he querido ayudar a mi isla, pero ahora se ha convertido en una misión personal.

Abrí mi fundación (Luis Fonsi Foundation) y poco a poco vamos reconstruyendo el lugar que me lo dio todo.

Dayanara Torres - exreina de belleza y actriz

A un año del paso del huracán María, la Miss Universe 1993 Dayanara Torres lo describe como “superfuerte y más”. Su padre, don José Torres, murió tres meses después del peor suceso atmosférico de la historia de Puerto Rico, a causa de una bacteria en el agua.

“”Se me fue mi papi a raíz de la escasez de todo, de no tener agua y de tomar lo que encontrara. Mi papá adquirió una bacteria en el agua. A mi padre le quedaban muchos años por vivir porque estaba fuerte”.

Don José tampoco tuvo luz después del 20 de septiembre del 2017, y en diciembre de ese año se fue sin que la energía eléctrica regresara.

“Papi me vio ganar la competencia de Mira quién baila porque se montaba en su bicicleta e iba pedaleando a un negocio a ver el programa. Lo supe porque una persona que fue al funeral me lo dijo. Fue un golpe muy duro”.

(GFR Media)
(GFR Media)

Olga Tañón - cantante

El paso del huracán María no solo cambió nuestra historia, cambió familias y cambió vidas. Una vez más, validó a nuestro pueblo porque se creció ante una de las más grandes tragedias vividas y extendió su mano desde cada rincón del mundo formando una importante e impresionante cadena humanitaria.

La distancia y la falta de comunicación fueron el mayor contratiempo durante y después del paso del fenómeno atmosférico. Al estar constantemente comunicada y muy pendiente del acontecer de mi isla, cuando fue anunciado el paso inminente del huracán María, naturalmente creó mucha ansiedad en mí y en mi familia, por los seres queridos, por los entrañables amigos y por todo un pueblo que quiero y adoro.

En mis oraciones siempre estuvo mi Puerto Rico querido y convoqué un círculo de oración para protección divina. La isla no experimentaba un disturbio natural de esta magnitud en décadas, por lo que no solo fue un golpe emocional muy fuerte, sino que cambió la historia para esta y futuras generaciones.

El boricua siempre se ha caracterizado por su solidaridad y hermandad y tan pronto pudimos activamos una gran cantidad de amigos y colaboradores de todas partes para comenzar a brindar ayuda en distintas partes de la isla. No fue fácil la tarea, pero hicimos lo que teníamos que hacer.

Siempre permanecerá en mi memoria todo el bien que pudimos lograr. Gracias a todos esos eslabones y por siempre viviré orgullosa de haber sido parte de ustedes, aunque sé que aún queda mucho por hacer.

Que Dios continúe bendiciendo a Puerto Rico, hoy y siempre.

Ednita Nazario - cantante

De la devastación que dejó el huracán María en Puerto Rico se puede escribir una enciclopedia. Y las lecciones, tanto a nivel colectivo como individual, a nivel de comunidades y de país son muchas. Creo que todos somos diferentes después de María. He visto, por mis viajes y conversaciones con compañeros y amigos, que hay un despertar de conciencia diferente. La gente quiere meter mano, no quiere sentarse a esperar que las cosas sucedan. Hay una urgencia de vivir y es una oportunidad para tomar la vida desde otro punto de vista, con más apreciación. También es importante darnos cuenta de nuestra particularidad tan hermosa de ser una isla, pero también de que podemos tener problemas si no tomamos conciencia de que somos responsables de nosotros mismos, de cuidar el medioambiente, de saber dónde vivimos y conocer lo que nos rodea y cuáles son los riesgos. Vivimos en un paraíso tropical, que es una bendición, pero por eso se paga un precio porque estamos en el camino de los huracanes.

(Juan Luis Martínez Pérez)
(Juan Luis Martínez Pérez)

Ricky Martin - cantante y actor

Aunque el astro boricua Ricky Martin no reaccionó directamente para El Nuevo Día para este editorial, es importante resaltar que el cantante siempre tuvo como prioridad su lema: “Puerto Rico, no estás solo”.

A solo días de la catástrofe, Ricky llamó la atención del mundo entero para dejar saber el estado de emergencia que se vivía en Puerto Rico. Además, se mantuvo recaudando fondos para ayudar en la reconstrucción de la patria tras el desastre estructural y emocional que dejó el huracán María.

Entre algunas de sus intervenciones, se destacan su presentación en el programa de Ellen DeGeneres para pedir apoyo, realizó dos viajes humanitarios a la isla, que le facilitaron el traslado de 300,000 libras de suministros y abastos médicos, además de enviar vuelos semanales para socorrer a los damnificados.

Recorrió el pueblo de Loíza y entregó personalmente agua, comida, y recaudó millones de dólares para ayudar a través de su fundación.

Según la página de la Fundación de Ricky Martin, hasta el 28 de diciembre, la organización había impactado a más de 150,000 familias a través de toda la isla. El cantante indicó, además, que el propósito principal de su organización era reconstruir al menos 225 viviendas de la mano de Habitat for Humanity y otras organizaciones locales. “Una casa simboliza un nuevo comienzo, una nueva esperanza, seguridad y protección a las familias de la violencia y el tráfico humano”, enfatizó Martin.

Sumeta -tal y como señaló- era “dejar un legado de esperanza y empoderar a nuestro Puerto Rico con optimismo, coraje y resiliencia”.

María Celeste Arrarás - reportera televisiva

Siento el corazón apretado de solo recordar aquellos reportes del tiempo en la tele que mostraban a nuestra islita siendo arropada por el monstruo de María. Esa noche no pude dormir porque sabía lo que descubriríamos a la mañana siguiente. Sabía que nada sería igual después de este huracán.

Y estaba en lo cierto porque todo cambió. Amanecimos con un paisaje extraño, como si nuestro mundo hubiese sido metido en una batidora y nuestras vidas estuviesen de cabeza. 

Nunca olvidaré la angustia de los primeros días sin saber de nuestros seres queridos ni los gritos de alivio cuando el teléfono sonaba y era uno más en la lista que se reportaba.

A la par de todo el dolor y la devastación que se vivía en la isla, algo mágico estaba sucediendo por acá. Los puertorriqueños en la diáspora nos unimos como nunca. Lo dejamos todo en ese momento para dedicarnos en cuerpo y alma a ayudar a nuestra gente.

Ese huracán que tanto horror sembró en la isla despertó en nosotros el sentimiento más bello y puro por nuestra patria. Las provisiones empezaron a llegar de todas partes. Era tanta la ayuda que en un principio si, fue caótico, pero se nos salían las lágrimas de ver tanta voluntad de socorrer a Puerto Rico. Yo pensaba, “algún día tengo que dejarles saber a mis compatriotas cuánto amor y dedicación se puso en cada uno de esos envíos”, porque colaboraron boricuas de todas partes y personas de todas las nacionalidades.

Paralelamente a la ayuda que se estaba recogiendo yo sabía que había otro frente importante en el que luchar por Puerto Rico. ¡Teníamos que mantener a Puerto Rico en las noticias! Y esa fue mi misión. En la televisión hispana teníamos el reto de que en la víspera de María un fuerte terremoto había derrumbado varios edificios en México y allí había un gran sufrimiento. Entonces esa noticia, también meritoria, estaba llevándose todos los titulares. Así que era vital poner en perspectiva la dimensión de lo que había ocurrido en nuestra isla de manera que también se le diese la debida importancia. En la televisión en inglés corríamos el riesgo de que se perdiera el interés; por eso llamé a todos mis amigos y contactos en las cadenas para explicarles bien todo lo que estaba sucediendo y la gran necesidad que había. Si se olvidaban de Puerto Rico, lo que estaba mal se iba a poner peor. Y, por supuesto, bombardeamos las redes con imágenes para que el mundo no nos olvidara.

Este huracán también nos cambió a nosotros por dentro. Derrumbó esa falsa sensación de seguridad que teníamos de sentirnos protegidos por el manto incondicional de Estados Unidos. Porque mucha gente ignorante nos acusó como pueblo de ser unos vagos y recostados esperando que nos resolvieran todo... porque nos vino a visitar un presidente cuya muestra de solidaridad fue lanzar paquetes de papel toalla así como las mascotas de los equipos reparten camisetas al público en el medio tiempo de los juegos de baloncesto. Todas esas cosas nos indignaron a los puertorriqueños de aquí y de allá por igual. Y hay que admitirlo, también nos dolieron.

Ha pasado un año difícil que increíblemente se sobrevivió. Aquella mañana después del huracán y los días que vinieron inmediatamente después nos era difícil ver más allá... no parecía haber un horizonte, pero lo hubo.

Por eso nunca dejo de maravillarme ante la capacidad del ser humano de enfrentar la adversidad. Y es con ese espíritu de optimismo con el que los puertorriqueños debemos enfrentar ahora el futuro y los retos monumentales que nos esperan.

Ahora que entendemos que somos una isla en todos los sentidos, solo nos queda protegerla con el mismo tesón con el que sobrevivimos este primer año.


💬Ver 0 comentarios