Gabriel Soto dio a conocer que él y Geraldine Bazán harán lo mejor para sus hijas. Instagram/@gabrielsoto)

Han pasado ya varios días desde que Geraldine Bazán fue señalada por una revista mexicana de haber recurrido a un brujo para retener a Gabriel Soto y hacerle daño a Irina Baeva, actual pareja de su exesposo, lo que provocó que la actriz mexicana estallara en las redes sociales y lanzara una serie de acusaciones.

Tras esta situación, Soto y Bazán se enfrascaron en una guerra de dimes y diferentes sobre la supuesta convivencia que sus hijas tenían con Baeva, incluso Geraldine argumentó que los derechos de sus hijas habían sido violados al ser obligadas a saludar a la pareja de su padre.

Pero todo parece indicar que la batalla podría encontrar un tiempo de paz, pues recientemente el actor detalló que el tema ya se trató en privado y, que tanto él como Geraldine, habían decidido hacer lo mejor por el bien de sus hijas.

“Mientras yo esté bien y esté feliz, mis hijas van a estar bien y van estar felices. Mientras su mamá esté bien y esté feliz también va a ser lo mismo… Todo está respetado, todo está perfectamente en orden”.

Sobre si necesitará autorización para seguir subiendo fotos de sus hijas en un futuro, Soto fue muy directo al declarar que nunca han tenido ese problema, pues incluso Bazán sube fotos y vídeos a diferentes plataformas, dejando muy claro que: “No hay ninguna restricción de ninguna de las dos partes”.

Respecto a la supuesta brujería que hizo la actriz en contra de él, Soto sólo se limitó a decir que prefería no hablar del tema para no crear nuevamente dimes, diretes y ataques en su contra, de Geraldine Bazán y de Irina Baeva.

Geraldine Bazán estuvo casada con Gabriel Soto por 10 años. Fue en marzo del 2017 cuando Geraldine comenzó a darse cuenta de que las cosas no estaban bien entre ellos.

La actriz compartió un vídeo en YouTube explicando cómo descubrió la infidelidad de su expareja con la también actriz Irina Baeva, con quien ahora Gabriel tiene una relación.


💬Ver 0 comentarios