Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La intérprete española hizo galas tanto de su fuerza interpretativa como de su condición física. (horizontal-x3)
La intérprete española hizo galas tanto de su fuerza interpretativa como de su condición física. (Ramón Tonito Zayas)

La fanaticada puertorriqueña de la cantante española Ana Torroja quería verla. La espera fue de más de una década, pero el encuentro por fin se dio el domingo cuando la artista interpretó casi una treintena de canciones, algunas de sus años con Mecano, otras como solista y unas pocas nuevas.

En un escenario con efectos de luces y una pantalla que proyectaba imágenes constantemente, que a veces distraía demasiado del objetivo, la vocalista apareció con un traje corto en lentejuelas azules y botas. 

Apoyada por un grupo de músicos de primera, interpretó en su estilo inconfundible “La fuerza del destino”, “Hoy no me puedo levantar”, y “A contratiempo”. La artista levantó al público de sus butacas de la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes de Santurce, que estuvo medio lleno.

“Les voy a contar que estamos muy felices, especialmente emocionada de volver a pisar esta Isla del Encanto, de volver a estar con gente, que seguramente, hace muchos años que no veo y nuevas también. Felices de poder hacer conexión esta noche y con una misión: que esta noche se dejen llevar como si estuvieran en vuestra casa, que el que quiera gritar que grite, que el que quiera llorar que llore, el que se quiera abrazar se abrace, el que quiera levantarse que se levante, el que quiera brincar que salte. Está todo permitido con respeto al del lado, sentiros como en casa que lo que queremos es que salgan mucho más felices de lo que habéis entrado”, comentó la intérprete.  

El público, compuesto por gente joven y de mediana edad, la obedeció reaccionando libremente a sus impulsos según la motivación de la melodía, y las memorias que cada cual guardaba.

 

Con esto, la cantante española hizo énfasis  en el título del disco que acompaña a la gira de conciertos: Conexión.  

Pero apenas empezaba la noche. Otras canciones que coreó la audiencia de pie y alzando los brazos fueron “Cruz de navajas”, “Aire”, “Los amantes” y “Maquillaje”. Un cambio a un traje corto en lentejuelas color oro y plataformas dio paso a la melodía “El cine”.

La realidad es que a sus 57 años la artista mantiene una figura atractiva que, con su corte de cabello, se ve más joven. 

"Ana es una mujer a la que le sientan bien los años", dijo una persona en la sala cuando ella usaba esa oración para describir uno de sus éxitos “Mujer contra mujer”.

“Hay canciones que llevan muchos años pasando de generación en generación, son canciones que envejecen bien, que le sienta bien el paso de los años… Es una canción que sigo cantando, no sólo porque me emociona porque a pesar de haber mucho conseguido queda mucho por hacer”.

Para complacer al público, dijo, que siempre se quedan con las ganas de escuchar su composición favorita, Torroja seleccionó un puñado de sus mejores éxitos con Mecano y que según iba interpretando se proyectaban imágenes del trío que alcanzó fama en los 80. Algunos de ellos fueron: “El 1, el 2 y el 3”, “Quédate en Madrid”, “Dalí”, “Naturaleza muerta” y “Las curvas de esa chica”.

Más adelante, la cantautora radicada en México, pidió a la audiencia prender sus celulares para acompañarla en otros de sus números nostálgicos, “Un año más”.

La noche concluyó con los éxitos “Duele el amor” que grabó junto al mexiano Aleks Syntek; "Corazones", originalmente un dúo que hizo junto a Miguel Bosé; “Hijo de la luna”, “Barco a Venus” y “Me cuesta tanto olvidarte”, que fue una de las melodías más aplaudidas y coreadas de la velada.


💬Ver 0 comentarios