René Pérez reiteró su compromiso de continuar ayudando a la isla e igualmente reconoció el esfuerzo de otros puertorriqueños de la diáspora. (AP / Chris Pizzello) (semisquare-x3)
René Pérez reiteró su compromiso de continuar ayudando a la isla e igualmente reconoció el esfuerzo de otros puertorriqueños de la diáspora. (AP / Chris Pizzello)

La fortaleza de Puerto Rico es su cultura, sus letras, su música, su capacidad de mantenerse fiel a sus orígenes frente a su estatus político y a un Gobierno (de Estados Unidos) que le tira papel toalla.

Reconociéndolo así el artista urbano René Pérez quiso inyectar su energía declarando que “Puerto Rico no se levanta, porque siempre ha estado de pie” al introducir una interpretación cargada de sentimiento patrio de la canción “Hijos del cañaveral”, con que abrió anoche la décimo octava entrega de los premios de la Academia Latina de la Grabación celebrada en el MGM Grand en Las Vegas.

“A mí me gusta la idea de que se levante, pero a nosotros no nos tumbaron”, afirmó el compositor y director en entrevista telefónica mientras se despedía de la ceremonia en la que cargó al menos con dos de las nueve nominaciones: Mejor Álbum de Música Urbana por el álbum “Residente” y Mejor Canción Urbana por “Somos anormales”.

“Hemos pasado por situaciones bien difíciles y la gente dice que uno no vive ahí y que uno no lo entiende, pero toda mi vida ahí, tengo mi familia ahí, y doy fe de que Puerto Rico siempre ha estado de pie, porque e pesar de ser una colonia, a pesar de las diferencias políticas que tenemos, mantenemos nuestra cultura, nuestra música, las letras están ahí, y eso es bien difícil de mantener cuando eres una colonia, y cuando tienes un gobierno al frente que te tira con papel Bounty, por eso es que hemos estado de pie”.

Reiteró su compromiso de continuar ayudando a la isla e igualmente reconoció el esfuerzo de otros puertorriqueños de la diáspora. “Esto es un trabajo en equipo, porque los que estamos fuera lo sentimos duro también”, dijo.

El exlíder de la banda Calle 13 confesó que antes de salir al escenario se sintió nervioso y tuvo que enfocarse en quienes están trabajando por el país y en quienes, inclusive, han muerto para lograr una presentación elegante, emotiva, de calidad.

“Nunca me pongo nervioso porque he hecho esto mil veces, y de hecho toqué ‘Latinoamérica’ pero esta vez tenía un nervio por la situación del país, que sentía que tenía que tirar con todo y con lo mejor de mí”, compartió. No lo hubiera podido hacer sin los 50 músicos puertorriqueños que, bajo la dirección de Edgar Abraham, lo acompañaron en el escenario.

Fue hermoso el sonido del cuatro en manos de Luis Sanz, el repique del güiro, de los panderos, las congas… 

Residente no solo le puso voz al corazónbravío de los boricuas con esta canción, sino que exhibió su orgullo en el pecho con la monoestrellada pintada de blanco y negro en una camiseta. 

Tener ese tiempo en tarima para la televisión era su único motivación con los premios, aunque mostró agradecimiento por los otorgados.

“Pienso que la Academia entendió el disco a medias y que en un futuro lo van a seguir entendiendo; si yo no le doy un año al disco completo para que la gente lo digiera, tiene diferentes resultados. Este disco para mí es el mejor que he hecho, es el disco más preciso, más real, más honesto, este fue precisión absoluta”.

El concierto pautado para diciembre en el estadio Hiram Bithorn lo pospondrá para el 2018 considerando que la situación el país aún está debilitada económicamente. Él está dispuesto a tocar de gratis si surge un promotor que se comprometa a realizarlo.

“No me interesa ganarme nada, lo que quiero es tocar allá en la isla”, afirmó, y lo que se vio anoche en los Latin Grammy prometió repetirlo en vivo para sus compatriotas.


💬Ver 0 comentarios