Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El trabajo de estos estudiantes no solo tenía que llenar necesidades humanas, también ambientales.
El trabajo de estos estudiantes no solo tenía que llenar necesidades humanas, también ambientales. (Andre Kang)

Volvieron a ser niños en un esfuerzo por crear el mejor salón de lectura al aire libre posible para los niños del Centro Educativo Vedruna, en Guaynabo. Los estudiantes de la clase Diseño Mobiliario de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico recordaron su fascinación por las escaleras, por dibujar con tiza, por explorar pasadizos secretos, pero no imaginaron que los niños que eventualmente disfrutarían de su “casa en el árbol” serían quienes los devolverían a la realidad al evaluar y mejorar su propuesta conceptual.

💬Ver comentarios