Menos del 1% de los pacientes que tomaron el medicamento debían ser hospitalizados y nadie murió. En el grupo de comparación, el 7% fueron hospitalizados y hubo siete muertes.
Menos del 1% de los pacientes que tomaron el medicamento debían ser hospitalizados y nadie murió. En el grupo de comparación, el 7% fueron hospitalizados y hubo siete muertes. (Agencia EFE)

La farmacéutica Pfizer solicitó formalmente hoy, martes, a los reguladores estadounidenses que autoricen su píldora experimental contra el COVID-19, allanando el camino para un posible lanzamiento de ese tratamiento en las próximas semanas.

La compañía, que también desarrolló la primera vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 que causa el COVID-19, resaltó el pasado 5 de noviembre que su nuevo medicamento experimental redujo las tasas de hospitalización y muerte en casi un 90 por ciento.

Pfizer indicó que en su su estudio de 775 adultos, los pacientes que tomaron el medicamento junto con otro antiviral tuvieron una reducción del 89% en su tasa combinada de hospitalización o muerte después de un mes, en comparación con los pacientes que tomaron una pastilla ficticia.

Menos del 1% de los pacientes que tomaron el medicamento debían ser hospitalizados y nadie murió. En el grupo de comparación, el 7% fueron hospitalizados y hubo siete muertes.

Los participantes del estudio no estaban vacunados, tenían COVID-19 leve a moderado y se los consideró de alto riesgo de hospitalización debido a problemas de salud como obesidad, diabetes o enfermedades cardiacas. El tratamiento comenzó entre tres y cinco días después de los síntomas iniciales y duró cinco días.

Pfizer informó pocos detalles sobre los efectos secundarios, pero dijo que las tasas de problemas fueron similares entre los grupos en aproximadamente un 20%.

Un grupo independiente de expertos médicos que supervisaron el ensayo recomendó detenerlo temprano, procedimiento estándar cuando los resultados provisionales muestran un beneficio tan claro. Los datos aún no se han publicado para revisión externa, un proceso normal para examinar nuevas investigaciones médicas.

La pastilla contra el COVID-19 del competidor Merck ya está bajo revisión en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) después de mostrar resultados iniciales sólidos, y el jueves el Reino Unido se convirtió en el primer país en aprobarla.

💬Ver comentarios