Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En conjunto con dieta, el ejercicio también es fundamental porque ayuda a reducir la hiperglucemia. (Shutterstock)
En conjunto con dieta, el ejercicio también es fundamental porque ayuda a reducir la hiperglucemia. (Shutterstock)

Aunque no hay estadísticas suficientes que demuestren que los pacientes con diabetes sean más propensos a contagiarse con COVID-19, sí se ha visto que pacientes con diabetes pueden tener un peor pronóstico una vez contagiados por este virus.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) las personas con condiciones crónicas de salud como la diabetes tipo 1 y tipo 2, poseen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones más graves si se contagian con el coronavirus.

Considerando que en Puerto Rico, alrededor de unas 600,000 personas padecen algún tipo de diabetes, alrededor del 19%, y que esta enfermedad representa la tercera causa de muerte en la isla, la doctora en Naturopatía Nancy Alicea Berríos, resalta que esta es una condición que se puede prevenir y mejorar mediante modificaciones de estilo de vida, hábitos alimenticios y actividad física.

“El mejor remedio natural contra la diabetes es una dieta sana y equilibrada. En general, se recomienda restringir las calorías, comer de forma regular, cuidar las porciones de comida y limitar la ingesta de grasas saturadas, alimentos altos en azúcar y carbohidratos simples ya que tienen el mayor impacto en el nivel de azúcar en la sangre. Optando mejor por el consumo de carbohidratos complejos no procesados como vegetales, legumbres y productos integrales altos en fibra”, expresa la también profesora del programa doctoral en Medicina Naturopática de la Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Gurabo.

La doctora recalca que en conjunto con dieta, el ejercicio también es fundamental porque ayuda a reducir la hiperglucemia (altos niveles de azúcar), la resistencia a insulina, los lípidos e incluso la hipertensión. La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada o hasta el nivel que su condición física le permita.

Alicea Berríos destaca que también existen plantas y nutrientes específicos que pueden ayudar al cuerpo a mantener los niveles de glucosa e insulina dentro de los rangos recomendados. Entre ellos:

1. El cromo: es un mineral esencial involucrado en el metabolismo de carbohidratos y en el funcionamiento de la insulina (hormona que regula la azúcar en la sangre).  “Su consumo está asociado a una mayor sensibilidad a la insulina y por lo tanto a disminuciones de azúcar en la sangre. La mejor manera de obtenerlo es consumiendo alimentos ricos en cromo como las carnes, ostras, granos enteros, germen de trigo, levadura de cerveza y brócoli”, aconsejó.

2. La berberina: compuesto extraído de varias plantas medicinales, particularmente aquellas del género Berberis, tales como: berberis aquifolium (conocido también como mahonia aquifolium) y berberis vulgaris. “Estudios demuestran su efectividad en reducir la resistencia a insulina y los niveles de glucosa en la sangre en pacientes de diabetes tipo 2. Incluso, estudios preliminares sugieren que, en dosis adecuadas, sus efectos podrían ser comparables a medicamentos convencionales como la metformina. Ambos se pueden conseguir con ese suplemento extraido, sería lo ideal”, dice.

3. El nopal: cactus perteneciente al género Opuntia. “Es reconocido por su capacidad de bajar los niveles de glucosa en la sangre, por lo que se ha utilizado tradicionalmente para el manejo de la diabetes tipo 2. Además, posee un bajo nivel calórico y un alto contenido de fibra, vitaminas y minerales lo que también provee beneficios adicionales a la salud. Lo puede conseguir en suplementos  o lo puedes consumir, aunque no sean tan fácil conseguirlo”, informa. 

Antes de finalizar, la doctora recordó que la diabetes es una condición multifactorial y por tanto no existe un tratamiento único. “El tratamiento adecuado incluye una alimentación saludable, ejercicio regular y algunas veces medicamentos. Los suplementos de nutrientes y plantas medicinales se pueden utilizar como complemento a lo antes mencionado”, dice.

Además, recalca que los pacientes consulten a su médico o doctor en medicina naturopática antes de comenzar cualquier régimen de suplementos, ya que podría haber interacciones y contraindicaciones a su uso.