Clientes del Banco Popular de San Patricio relatan pasar largo tiempo en las filas.

Cientos de personas con la necesidad de tener dinero en efectivo hacen filas de hasta tres horas para poder acceder al cajero automático o hacer alguna transacción en el Banco Popular ubicado en el centro comercial de San Patricio, en Guaynabo.

Hoy es la primera vez desde el paso del  huracán María  que algunos bancos abren sus puertas al público. Para mantener organización, la gerencia solo permite el paso de clientes de 10 en 10, tanto para retirar dinero de la máquina,  como para la sucursal.

La gente está desesperada por tener "cash", pues en muchos establecimientos es el único método de pago disponible.

"No puedo echar gasolina ni comprar alimentos hasta que saque dinero...y aquí estoy desde las 6:00 de la mañana", expresó Ayda Rodríguez, vecina de Cataño, justo cuando le tocó el turno de retirar dinero pasadas las 11:00 de la mañana.

La señora denunció que, aun cuando tiene identificación de persona con impedimentos,  supuestamente no la dejaron pasar al principio de la fila, como establece el reglamento en este tipo de situación.

Un drama similar vivió Ruth Crispin, quien viajó desde Toa Baja temprano en la mañana rogando encontrar un banco abierto.

Después de cinco intentos en su recorrido, finalmente llegó a San Patricio. En un cargador sujetaba a su bebé de un mes. Otro menor de cuatro años también la acompañaba. El calor era infernal, pero no tenía opción: necesitaba dinero.

"La cesárea ya me está doliendo... Pero no me puedo ir. Necesito chavos para comprar la fórmulas del bebé  y hacer compra de comida", dijo al alegar que la gerencia del centro comercial no tomó como válida su incomodidad para colarla en la fila.

Abierta el área de restaurantes

Mientras, en San Patricio también reabrieron sus puertas los restaurantes ubicados en el segundo nivel.

El comedor está abarrotado de personas que, además de echarle al cuerpo comida caliente, aprovechan la electricidad  y señal de Internet en la zona para conectar sus equipos electrónicos.

"Al menos nosotros vamos a operar de manera normal - con todo el menú- en horario de 11:00 de la mañana a 5:00 de la tarde por lo del toque de queda", dijo Marifé Ricafort, gerente de operaciones de Romanos Macaroni Grill.

Agregó que algunas de las compañías hermanas del restaurante- como Chilli's y On The Border- también estarán abiertos. 

Al menos en el área de San Patricio,  los negocios honran los precios de su menú regular y muchos aceptaban como método de pago tarjetas de débito y tarjetas de crédito.

El ingenio de algunos en el mall incluye llevar extensiones multiplugs  para que varias personas aprovechen a la vez la oportunidad de cargar aparatos.


💬Ver 0 comentarios