El inversionista de Mayagüez, que tiene una fortuna de $3,000 millones, aconseja a los jóvenes empresarios.

Después de comprar y transformar más de 250 compañías de tecnología con un valor combinado que sobrepasa los $70,000 millones, el estratega de inversiones mayagüezano, Orlando Bravo, ahora enfila $100 millones de su propio dinero, su larga lista de inversionistas con bolsillos hondos y una extensa red de contactos para abrirle paso a la nueva sepa de emprendedores puertorriqueños en el mercado global.

A esos fines, Bravo busca a 12 emprendedores boricuas que, sin importar su industria, base de operaciones o etapa del proceso, quieran implementar las mismas estrategias que utiliza el inversionista en su firma de capital privado, Thoma Bravo, para construir empresas ágiles con una base sólida de clientes y exposición a nivel mundial, a través del nuevo programa Rising Entrepreneurs.

“Si necesitas ayuda en el desarrollo, vamos a hablar con Google. Si estás haciendo inteligencia de negocios o inteligencia artificial, pues tenemos empresas que se dedican a eso en nuestra red y te vamos a ayudar con eso. Quieres venderle un producto o servicio tu producto a alguno de los ‘Global 2000 companies’, tenemos relaciones con todos ellos y te podemos conectar”, explicó Bravo sobre el enfoque global y práctico que quiere darle a este nuevo programa de aceleración empresarial con sede en el casco urbano de Mayagüez.

Además de acceso a un nutrido repertorio de ejecutivos de Wall Street y Sillicon Valley, Bravo, a través de su organización sin fines de lucro, Bravo Family Foundation, extenderá una subvención de $30,000 a cada uno de los equipos que forme parte de la primera generación de Rising Entrepreneurs.

Con ese dinero, los emprendedores boricuas podrán costear sus gastos de relocalización a Mayagüez, donde formarán parte de un intenso programa de aceleración empresarial de 10 semanas, comenzando a mediados de enero y terminando a principios de mayo del 2020.

En el proceso, tendrán acceso a líderes empresariales como David Murphy, quien transformó la empresa de ciberseguridad Bluecoat antes de que Thoma Bravo la vendiera por más de $3,000 millones a Symantec en 2016. Asimismo, contarán con el apoyo de mentores y asesores como Charlotte Muellers del grupo de inversiones PSP y Lenny Blum del banco de inversiones JP Morgan.

Estos y otros expertos locales y extranjeros adiestrarán a los emprendedores boricuas en las áreas de ventas, operaciones, mercadeo y relaciones comerciales con el fin de validar o lanzar su producto o serviciodurante el verano del 2020.

“Puedes estar en manufactura, turismo, agricultura, tecnología, no importa. Estos conceptos aplican a cualquier industria. Si eres puertorriqueño y quieres crecer tu negocio en Puerto Rico, puedes ser parte del programa. Solicita”, enfatizó Bravo, quien ya ha visto solicitudes enfocadas en la agricultura, los videojuegos, la educación y la medicina.

Los interesados en formar parte de la primera generación de empresarios de Rising Entrepreneurs tendrán hasta el viernes, 6 de diciembre para solicitar en el siguiente enlace.


💬Ver 0 comentarios