Cada año, aproximadamente siete personas mueren en accidentes relacionados a la pirotecnia. (horizontal-x3)
Cada año, aproximadamente siete personas mueren en accidentes relacionados a la pirotecnia. (GFR Media)

Miami - Un adolescente de 16 años y residente en Tampa falleció hoy a consecuencia de las graves heridas que sufrió al explotar en una de sus manos un tubo con fuegos artificiales, informaron hoy medios locales.

Los hechos se produjeron en la noche del jueves, cuando Joseph King intentaba lanzar fuegos artificiales a través de un largo tubo que sostenía en una de sus manos y la pieza estalló, lo que le causó heridas muy graves en la mano izquierda y el pecho.

El chico fue trasladado de emergencia por paramédicos al Tampa General Hospital, donde ingresó en estado crítico y falleció en la madrugada de hoy, recogió el canal local Action News.

La Policía investiga las causas de la explosión del artefacto, aunque todo apunta a que se trató de un "accidente".

Según la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor, más de 7,000 personas sufrieron heridas debido al uso de fuegos artificiales durante la celebración de Día de la Independencia de Estados Unidos en el 2016. Cada año, aproximadamente siete personas mueren en accidentes relacionados con el empleo de fuegos artificiales.

Por otro lado, un hombre resultó herido en esta misma ciudad como consecuencia de una bala perdida durante el pasado miércoles.

Scott Deel, de 36 años, se encontraba de visita con su esposa en el parque temático Busch Gardens para festejar el 4 de julio cuando sintió un dolor punzante en la espalda y le preguntó a su mujer si veía algo raro.

Su mujer descubrió que había sangre y la pareja se dirigió de inmediato a una oficina de seguridad del parque donde el hombre fue atendido y curado.

Posteriormente, agentes de la policía le confirmaron que era una herida de bala perdida.

Las balas disparadas al aire pueden superar los tres kilómetros de altura, para luego caer a una velocidad superior a los 200 pies (61 metros) por segundo.

Una velocidad suficiente como para penetrar el cráneo de una persona y causarle heridas graves e incluso la muerte.


💬Ver 0 comentarios