Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Las tropas estadounidenses devolvieron el fuego, matando al soldado afgano, quien Sherzad identificó como Abdul Azim, de la provincia de Laghman. (The Associated Press)

KABUL, Afganistán  — Un soldado afgano mató el miércoles a un soldado estadounidense e hirió a varios más antes de morir en el tiroteo, el primer "ataque interno" a tropas de la OTAN desde que terminó su misión de combate a comienzos del año.

El tiroteo sucedió luego de que líderes provinciales de Afganistán se reunieran con un funcionario de la embajada estadounidense en el complejo del gobierno provincial de Nangarhar en la ciudad de Jalalabad. La misión diplomática informó que todo el personal de la embajada se encontraba a salvo.

"Inmediatamente después de que partiera el funcionario estadounidense, repentinamente un soldado afgano abrió fuego contra las tropas estadounidenses presentes en el complejo", informó el general afgano Fazel Ahmad Sherzad, jefe de policía de la provincia oriental de Nangarhar.

Las tropas estadounidenses devolvieron el fuego, matando al soldado afgano, quien Sherzad identificó como Abdul Azim, de la provincia de Laghman.

Se desconoce de inmediato el motivo del ataque y ningún grupo ha admitido la responsabilidad del mismo. En ataques previos, se ha sabido de insurgentes talibanes que han vestido uniformes de la milicia o policía afgana para atacar a tropas internacionales. Otros han abierto fuego aparentemente bajo su propia iniciativa, como el soldado afgano que el año pasado mató al mayor general Harold J. Greene, el oficial de más alto rango en morir en combate desde 1970 en la Guerra de Vietnam.

Esta fue la segunda víctima fatal que ha sufrido la OTAN desde el inicio del año. El último incidente en el que murió un soldado estadounidense en Afganistán fue el 13 de diciembre, cuando un ataque con bomba al lado del camino mató a dos tropas estadounidenses en la provincia de Parwan. Además, un soldado afgano mató a tres contratistas estadounidenses el 29 de enero, en otro "ataque interno" aparente.

La OTAN confirmó la muerte de uno de sus soldados en el ataque del miércoles, sin dar a conocer la nacionalidad de la víctima. Un funcionario de Washington confirmó que el soldado era estadounidense, hablando en condición de anonimato debido a que no contaba con autorización para dar a conocer información previa a un anuncio oficial.

El embajador de Estados Unidos en Afganistan, P. Michael McKinley, no estuvo presente al momento del incidente, informó Sherzad. Ni Sherzad ni la embajada estadounidense identificaron al alto diplomático estadounidense presente en la reunión.


💬Ver 0 comentarios