Distintos profesionales comentaron ayer el documental “Después de María: las 2 orillas”, de Sonia Fritz. (semisquare-x3)
Distintos profesionales comentaron ayer el documental “Después de María: las 2 orillas”, de Sonia Fritz. (Vanessa Serra Díaz)

Los proyectos de autogestión que surgieron de las comunidades después del huracán María para garantizar la supervivencia de su gente son el pilar del proyecto de país que, por años, distintos sectores han reclamado para el desarrollo de Puerto Rico.

Sobre esa visión que coloca en primer plano la respuesta comunitaria giró ayer la discusión en un panel en el que se analizó el documental “Después de María: las 2 orillas”, de la cineasta Sonia Fritz, con motivo del primer aniversario del paso del ciclón por la isla.

Los profesionales de distintas disciplinas que participaron en la actividad coincidieron en que los proyectos de autogestión, impulsados por la solidaridad, representan un avance en una sociedad en la que las comunidades se convierten en la primera ayuda con servicios esenciales, en sustitución del gobierno.

“Una de las cosas que decimos en Puerto Rico, cuando hablamos de la crisis económica y que tenemos un sistema político disfuncional, es que no tenemos un proyecto de país y, sin embargo, en este documental se ve claramente que hay un proyecto”, destacó el economista Juan Lara, en el evento celebrado en el teatro Emilio S. Belaval, de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), en Santurce.

“Quizás, no es un proyecto que se pueda articular desde La Fortaleza o la Legislatura, pero hay un proyecto de país, y no solo está aquí en Puerto Rico, está en esa otra orilla, como nos dice Sonia Fritz”, abundó.

El documental dejó atrás las imágenes de los vientos del huracán María azotando y la lluvia arrasando con la isla, y otorgó el protagonismo a la gente que levantó proyectos de autogestión con comedores para alimentar a ancianos, personas con impedimentos y a la comunidad en general.

“Yo recuperé, con este proyecto, la fe en este país, en su gente, en el quehacer, en la autogestión, porque salimos adelante”, expresó emocionada Fritz ante la audiencia que se dio cita al estreno.

La pieza cinematográfica, además, muestra a biólogos que recogen nasas perdidas en el mar e intentan ayudar a los pescadores afectados por la pobre pesca tras el ciclón y agrónomos que iniciaron un huerto casero.

“El gobierno tiene que cogerle el paso a la comunidad. La gente está resolviendo sus problemas con mucha velocidad, está muy adelante, y el gobierno está todavía mirando hacia otro lugar”, afirmó la periodista y escritora Ana Teresa Toro.

El documental también aborda el tema del éxodo, la separación de los seres queridos y el proceso de adaptación a través de varias familias que narran sus experiencias en Puerto Rico y la ciudad de Orlando, en Florida.

El periodista José Javier Pérez, como corresponsal de El Nuevo Día en Florida, ha sido testigo de la ola de puertorriqueños que ha llegado al aeropuerto de ese estado sin que el gobierno en esa jurisdicción estuviera preparado para recibirlos.

Durante su intervención en el panel, destacó que el impacto del éxodo en Florida se ha visto reflejado en la participación electoral, que este año fue histórica.

El profesor y antropólogo Jorge Duany dijo que las proyecciones apuntan a un alza en el éxodo de puertorriqueños.

“En los últimos estimados que se acaban de publicar esta semana, el descenso de población de Puerto Rico continúa -ahora hay 3.2 millones de personas en la isla- y en Estados Unidos, en ascenso. Estamos hablando de 5.6 millones de personas de origen puertorriqueño, y es posible que esas proyecciones continúen. El crecimiento de la economía podría, quizás, mitigar ese éxodo”, sostuvo Duany.

El autor del estudio “Éxodo antes y después del huracán María” indicó que el gobierno tiene el reto de lograr que los boricuas permanezcan en Puerto Rico y que los estudiantes que se fueron, debido al cierre de las escuelas, regresen.

Propuso emular a otros países que integran a la diáspora en la formulación de políticas de emigración.

El documental se presenta desde ayer en Fine Arts Popular Center, en Hato Rey. Los fondos que recaude estarán destinados al fondo de becas para los estudiantes que interesen estudiar cine en la USC.


💬Ver 0 comentarios