Una vez conocido como el huracán Beryl, este fenómeno atmosférico ha provocado lluvia y vientos de hasta 50 millas por hora en algunas partes de la isla, indicó el gobernador.

Con una vigilancia de inundaciones repentinas hasta la medianoche, las autoridades instaron a los ciudadanos a no bajar la guardia por los efectos en el clima que se espera de los remanentes de Beryl en las próximas diez horas.

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan pronosticó que se espera para esta tarde y noche de una a cuatro pulgadas de lluvia y con potencial de cinco en algunas áreas aisladas.

Mientras, la onda tropical, que se mueve a 25 millas por hora, podría provocar ráfagas de hasta 50 millas por hora, informó Odalys Martínez, meteoróloga del SNM.

“Por las próximas diez horas hay potencial de inundaciones repentinas y vientos en ráfagas”, sostuvo Martínez, en conferencia de prensa.

Mientras, el gobernador Ricardo Rosselló señaló que el personal se emergencia presta especial atención a los efectos de la lluvia en dos focos en particular de la Isla: sureste y noroeste.

Anoche y hoy en la mañana visitó algunos lugares del sur. En Ponce, destacó que vio cuando ciudadanos eran movilizados de algunos sectores como medida de precaución.

“Al momento, debe haber de 20 a 25 personas en los refugios”, informó Rosselló.

Asimismo, aseguró que todos los refugios habilitados cuentan con comida y suministros para 12 a 15 días para 200,000 personas.

Por su parte, el secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, explicó que los centros de diálisis hoy están cerrados, pero que esas compañías tomaron las previsiones de adelantar el servicio ayer, mientras que todos los hospitales públicos y clínicas externas funcionan con normalidad.

Por otro lado, se han registrado cierres de carreteras por derrumbes, como en la carretera PR-167 en Naranjito, y por desbordamiento de ríos, como en la carretera PR-1 en Caguas.

Rosselló, además, indicó que visitó varios embalses del sur, en los que dijo se tomaron las previsiones ante la llegada de las lluvias.

De igual manera, indicó que “no hay preocupación” con el embalse de Guajataca, que había sido afectado por el huracán María.

Por otro lado, señaló que el crucero Equinox había decidido no hacer su parada en Puerto Rico, pero el Primer Mandatario aseguró que no hay riesgo en los puertos y la información hasta el momento es que la carga está fluyendo con normalidad.

De acuerdo con el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, las navieras están atentos a los efectos en la costa este de Estados Unidos, donde está el puerto de Jacksonville, de donde se importa la gran mayoría de los alimentos que se consumen en Puerto Rico.

Rivera Marín dijo que, de ser necesario, tienen una “conexión alterna” para hacer importaciones desde el puerto Caño Cañaveral al de Ponce.

Según Rosselló, los viajes de las lanchas de transporte a las islas de Vieques y Culebra no ha habido alteración en el itinerario.

Sobre el servicio de energía eléctrica, que ha experimentado interrupciones en algunos sectores durante el día, Rosselló indicó que la Autoridad de Energía Eléctrica ha atendido las situaciones según han surgido.

Indicó que hay 24,500 clientes que restan por ser reconectados al sistema desde el huracán María, pero no precisó cuántos han perdido el servicio hoy.

Señaló que tiene 1,400 trabajadores listos para movilizarse, así como más materiales que para María, con 12,500 postes, 3,000 transformadores y 93,000 “insuladores”.

Durante el día de hoy las visitas a las cárceles se mantienen canceladas.

Se espera que el gobierno retome sus operaciones con normalidad mañana, martes.


💬Ver 0 comentarios