Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Se supone que el nuevo modelo de la Reforma de Salud comenzara el 1 de octubre, pero se desconoce si podrán cumplir con esta fecha con los atrasos en el proceso. (GFR Media)

El nuevo modelo del Plan de Salud del Gobierno (PSG) que se supone comience el 1 de noviembre será administrado por las mismas compañías que hasta ahora habían asumido este rol: First Medical Health Plan, Triple-S Salud, MMM Healthcare y Molina Healthcare. Tal como había anticipado El Nuevo Día a mediados de mayo, se suma a esta faena el Plan de Salud Menonita.

La información fue confirmada por una fuente de este diario. El Nuevo Día, durante varios días ha estado solicitando entrevista con la directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud, Ángela Ávila. Esta no ha estado disponible para ofrecer información a este diario sobre el proceso de licitación ni sobre las nuevas tarifas para Mi Salud.

“Golden Cross (Health Plan) y el Plan Intramural de la UPR (Universidad de Puerto Rico) quedaron fuera, pero le presentaron su modelo a las aseguradoras (que administrarán la Reforma) para ofrecer un servicio coordinado”, indicó la fuente.

Se supone que el anuncio de las aseguradoras que administrarán el PSG fuera realizado a principios de junio. Esta tardanza atrasa la entrega de las nuevas tarjetas de Reforma, que estaba programada para ocurrir entre junio y julio. Según se había anunciado, las tarjetas serían enviadas mayormente por correo.

El Nuevo Día supo que, ante esta situación, se desconoce si se van a poder entregar a tiempo las tarjetas y hacer en agosto un ensayo del nuevo modelo de MI Salud, verificando si las compañías contratadas para administrar la Reforma podrán cumplir con lo que prometieron sus propuestas.

Fue el martes de esta semana que la Junta de Directores de la ASES finalmente ratificó las compañías previamente seleccionadas por los comités evaluadores de este proceso. Este diario supo que ese mismo día el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, se reunió con representantes de varios sectores de la salud.

“Nos dijo (el secretario) que hay una notificación para que los $4,800 millones (en fondos del programa Medicaid a Puerto Rico) no sean utilizados para bajar tarifas (a proveedores de salud), sino para reconstruir el sistema de salud de Puerto Rico”, dijo José Sánchez, de la Asociación de Laboratorios Clínicos.

El pasado 21 de junio, a través de comunicado de prensa, Ávila aseguró que la ASES no había emitido ninguna directriz para reducir las tarifas a proveedores, aunque a la vez informó que los contratos con las aseguradoras que administrarán MI Salud establecían los tarifarios de Medicare como guía para las contrataciones de los servicios médicos. Tal como informó este diario, esto implica una reducción de 30% de las tarifas de Medicare para el 2016, o sea, que se les pague solo el 70% de los pagos establecidos ese año por este programa federal.

“La ASES insiste en bajar las tarifas a pesar de que hay una carta que le envió CMS (el Centro de Servicios de Medicare y Medicaid) a la ASES, con copia a Fortaleza y la Junta de Supervisión Fiscal, diciendo que no iban a firmar ningún contrato si bajaban las tarifas”, dijo el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio Médico, quien advirtió que una mala implantación del nuevo modelo de Reforma podría acrecentar la crisis económica.

“No vamos a permitir que se nos bajen las tarifas. Las farmacias no aguantan más y el paciente es el que se ve afectado”, indicó, por su parte Linda Ayala, directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de Comunidad.

Mientras, Alba Rivera, presidenta de la Asociación de Laboratorios Clínicos, aplaudió la selección del Plan de Salud Menonita en la administración del PSG.

“Es un modelo de salud del centro de la isla que ha batallado y crecido”, comentó Rivera.


💬Ver 0 comentarios