Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Con la muerte de Pedro Toledo Dávila ayer, el país perdió a un exsuperintendente de la Policía que rebasó líneas partidistas y, aunque implementó medidas polémicas, supo proyectarse como conciliador y darle a la Uniformada una imagen de profesionalismo.


💬Ver 0 comentarios