La primera coalición del primer ministro Giuseppe Conte duró 14 meses pero colapsó cuando el partido derechista la Liga, encabezado por Matteo Salvini, abandonó el gobierno. (AP)

El nuevo gobierno de Italia tomó posesión este jueves y sus primeras decisiones indican que se distanciará de la postura populista y euroescéptica de la coalición a la que reemplazó.

La primera coalición del primer ministro Giuseppe Conte duró 14 meses pero colapsó cuando el partido derechista la Liga, encabezado por Matteo Salvini, abandonó el gobierno donde también participaba otro partido populista, el Movimiento Cinco Estrellas.

En el nuevo gobierno el Partido Democrático, centro-izquierdista y enfáticamente proeuropeo, reemplazó a la Liga como socio minoritario.

Conte y su gabinete prestaron juramento en una ceremonia conducida por el presidente del país, en el Palacio Quirinale.

El líder del Partido Democrático Nicola Zingaretti ha prometido usar la influencia de la agrupación para garantizar que Italia pueda ayudar a la Unión Europea a resistir los movimientos nacionalistas que han surgido en el continente, entre ellos los seguidores de Salvini.

La nueva dinámica se hizo evidente en poco tiempo: el gobierno decisión designar al ex primer ministro Paolo Gentiloni, del Partido Democrático, a una puesto en una comisión de la Unión Europea.

Salvini iba a hacer la designación, ya que su partido triunfó en las elecciones para el Parlamento Europeo en mayo. En lugar de ello vaciló mientras planificaba sus maniobras políticas. Luego que los demócratas y el 5 Estrellas se aliaron en el nuevo gobierno y excluyeron a la Liga, Salvini perdió su poder y con ello la oportunidad de que su partido nacionalista esté representado en el organismo basado en Bruselas.

La designación de Gentiloni "es una excelente decisión para Italia, que vuelve a ser un protagonista en Europa", tuiteó Zingaretti, en referencia a la postura euroescéptica del gobierno anterior.

En el nuevo gobierno, 10 ministros son del 5 Estrellas, nueve son demócratas y el pequeño partido izquierdista tiene una cartera.

La única ministra sin filiación partidista es la de Interior, que desempeña un rol fundamental en la crisis de los migrantes. Luciana Lamorgese ha pasado la mayoría de su carrera en cargos del ministerio del Interior.

Si bien fue un gobierno demócrata, anterior a la primera coalición de Conte, el que empezó a dificultar las operaciones de los buques humanitarios que rescataban a migrantes en el Mar Mediterráneo, Salvini intensificó considerablemente las restricciones. Ello respondía a los deseos de sus seguidores nacionalistas, que culpan a los migrantes por la delincuencia.

La duración de esta coalición dependerá de si los antiguos enemigos estarán dispuestos a evitar elecciones adelantadas que podrían llevar a Salvini de regreso al poder. Ante su popularidad en las encuestas, Salvini había calculado que si abandonaba la coalición de Conte, se convocaría a elecciones y él ganaría.


💬Ver 0 comentarios