López Obrador se quiere mostrar como un político
López Obrador se quiere mostrar como un presidente "diferente". (EFE)

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador tratará de ratificar este sábado en su toma de posesión como presidente de México que es un político "diferente" tanto en el protocolo, los gestos o las declaraciones sobre la transformación que necesita el país.

El académico Sergio Aguayo dijo hoy a Efe que la investidura de López Obrador "será una modificación de raíz a los rituales a los que nos tenían acostumbrados los presidentes mexicanos en su toma de posesión".

Con un programa que abarca 12 horas de actividades, Aguayo dijo que el político, de 65 años, ya ha dado varias señales de que quiere ser diferente "y lo quiere ratificar el día se su toma de posesión de diferentes maneras".

Como ejemplo, puso la desaparición del Estado Mayor Presidencial, guardia que se encargaba de la seguridad del presidente, y de la decisión de utilizar aviones comerciales en lugar del avión presidencial.

El analista dijo que López Obrador "no puede apartarse del protocolo que se cumple la mañana de ese día" ya que es lo que establece la ley y la tradición con todos los partidos políticos dando su mensaje.

Los actos programados durante la jornada se iniciarán a las 9:00 a.m. hora local (11:00 a.m. en Puerto Rico) cuando comience la apertura de la sesión en la Cámara de Diputados de México, en el Palacio Legislativo, donde intervendrán los distintos grupos parlamentarios.

A las 10:30 a.m. (dos horas más en Puerto Rico) López Obrador saldrá de su domicilio particular en Tlalpan, sur de la Ciudad de México, con destino a la Cámara de Diputados.

Media hora más tarde arrancará la ceremonia de transmisión de poderes, en la que el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, entregará la banda presidencial al presidente de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo, y éste la entregará a López Obrador, quien jurará el cargo.

A continuación, el nuevo presidente ofrecerá un discurso a la nación de una hora que finalizará con el himno mexicano.

A inicios de noviembre, Muñoz Ledo señaló que la toma de posesión de López Obrador sería un acto de "relevancia histórica" por el valor democrático que tiene para México.

Para Muñoz Ledo, uno de los hombres más cercanos al líder izquierdista, "el protocolo de la toma de protesta importa pero no es lo esencial, (lo importante) es que será un acto democrático, de relevancia histórica; esto no ha ocurrido en México en muchos años", dijo a Efe en entrevista.

"El protocolo será el de anteriores ocasiones ya que no hay mayor cosa que modificar, pero lo importante es que no habrá gente armada dentro de la Cámara, ni militares, ni Estado Mayor, ni policías", explicó.

En tanto, a la 1:00 p.m. (3:00 p.m. en Puerto Rico), López Obrador se trasladará desde la Cámara de Diputados hasta el Palacio Nacional, situado en la céntrica plaza del Zócalo.

En ese lugar, ofrecerá 30 minutos más tarde una recepción privada a jefes de Estado y de gobierno donde estarán, entre otros, el Rey Felipe VI de España; el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entre otros.

Posteriormente, a las 6 p.m. de Puerto Rico comenzará una fiesta popular con eventos culturales en el Zócalo para celebrar la investidura de López Obrador.

Una hora más tarde el nuevo presidente dará un discurso desde el balcón del Palacio Nacional dirigido a la multitud congregada en el Zócalo.

Uno de los cambios principales se dará con la entrega, por primera vez, del bastón de mando por parte de los representantes de los pueblos indígenas de México a un mandatario.

Una investidura presidencial plagada de personalidades mundiales

A pesar de coincidir con la cumbre del G20 en Buenos Aires, la investidura presidencial de Andrés Manuel López Obrador  será la toma de posesión que más líderes internacionales concentre en la historia de México.

Más de un centenar de representantes de unos 50 países, entre los que habrá una veintena de jefes de Estado y de gobierno, acudirán a la ceremonia en Ciudad de México en la que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto cederá el poder al izquierdista López Obrador, quien arrasó en los comicios del 1 de julio.

Especialmente destacada será la presencia de líderes iberoamericanos, como el rey Felipe VI de España, el presidente de Colombia, Iván Duque; el de Venezuela, Nicolás Maduro; el de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de Bolivia, Evo Morales; el de Ecuador, Lenín Moreno, o el de Perú, Martín Vizcarra Cornejo.

La futura secretaria de Gobernación de México Olga Sánchez Cordero (c-i), recibe al rey Felipe VI (c), de España, a su llegada a México. (EFE)

Aunque la delegación más grande será la del vecino del norte, Estados Unidos, que contará con el vicepresidente Mike Pence; el secretario de Estado, Mike Pompeo; la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen; así como varios gobernadores y alcaldes.

También estará en México Ivanka Trump, la hija del presidente estadounidense Donald Trump y esposa de Jared Kushner, quien fue condecorado hoy por el Gobierno mexicano por su contribución en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La asistencia tanto de Maduro como de representantes estadounidenses ha causado polémica entre la derecha y la izquierda mexicana, por la crisis social que vive Venezuela y el discurso hostil de Washington contra México y la inmigración.

Sin embargo, desde que ganó las elecciones, López Obrador siempre ha defendido que quiere ser "amigo de todos los pueblos y gobiernos del mundo".

El futuro canciller mexicano, Marcelo Ebrard, sostuvo en rueda de prensa que se trata de la toma de posesión de un presidente mexicano que "ha suscitado mayor interés entre jefes de Estado y de gobierno".

Aseguró que la representación internacional de una investidura en México nunca había sido tan importante, tanto en número de cargos como en rango, puesto que "antes los países mandaban embajadores y ahora mandan ministros y jefes de Estado".

Shen Yueyue, vicepresidente de la Asamblea Popular de China, y Kim Yong Nam, presidente de la Asamblea Suprema del Pueblo de Corea del Norte, también arroparán a López Obrador en la toma de posesión en la que se convertirá en el primer presidente izquierdista de México desde Lázaro Cárdenas (1934-1940).

El primer ministro portugués, António Costa; la gobernadora general de Canadá, Julie Payette; y las vicepresidentas de Argentina y Uruguay, Gabriela Michetti y Lucía Topolonsky, respectivamente, forman parte de la larga lista de representantes que estarán en el acto en la Cámara de Diputados y, posteriormente, almorzarán en el Palacio Nacional.

Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Chile, Panamá, Corea del Sur, Singapur, Angola, Emiratos Árabes, Catar, Arabia Saudí y la Autoridad Nacional Palestina, entre otros, mandarán ministros y secretarios de Estado.

En la ceremonia también estarán Michelle Bachelet, expresidenta chilena y alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria y amigo personal de López Obrador, quien lo ha hospedado esta semana en su rancho del sureño estado de Chiapas.


💬Ver 0 comentarios