Manuel Valls confirmó su candidatura a la alcaldía de la capital de Cataluña, en las elecciones del próximo año (semisquare-x3)
El exprimer ministro francés Manuel Valls nació en Barcelona hace 56 años. (AP)

El exprimer ministro francés Manuel Valls confirmó este martes su candidatura en las elecciones del año entrante por la alcaldía de Barcelona y promete "rescatar" a la capital catalana del "deterioro".

El político de 56 años, quien nació en Barcelona y creció en Francia en donde desarrolló su carrera en la política local y nacional, dijo que renunciaría a su puesto público francés para poder enfocarse en su candidatura catalana.

Su lanzamiento a la política española aumenta el interés en los comicios de mayo de 2019 debido a que la ciudad será disputada tanto por políticos a favor de la independencia de Cataluña, como por quienes desean que esa rica región continúe siendo parte de España.

Tras meses de negociaciones con el partido antisecesionista Ciudadanos, Valls finalmente anunció que va a liderar un partido independiente. Su candidatura tiene el respaldo del partido español de centroderecha liderado por Albert Rivera, pero Valls dice que busca un apoyo más extenso.

"Barcelona debe ser el antídoto contra el populismo", dijo Valls y agregó que la ciudad "debe ser un punto de encuentro y un espacio de convivencia".

Sin embargo, en vez de enfocarse en la disputa territorial, Valls optó por enfatizar sus planes para mejorar la seguridad y combatir la desigualdad en la ciudad de 1.6 millones de habitantes, así como fomentar la economía local y levantar el perfil internacional de la "marca Barcelona".

La ciudad, dijo en catalán y español en un auditorio lleno en su totalidad, "se está deteriorando. Ninguno de nosotros nos deberíamos de mantener indiferentes".

Esa declaración fue un ataque a la candidata de extrema izquierda en funciones Ada Colau. La exactivista en contra de los desalojos quiere ser reelecta, pero cada vez la critican más por su manejo de los vendedores ambulantes y la prevalencia de la venta de drogas en el centro de la ciudad.

Valls y el independentismo catalán

Manuel Valls dijo que quiere hacer de Barcelona una ciudad "abierta, global y bilingüe", frente a la "capital imaginaria de una república imaginaria" y "cerrada" del independentismo.

En la presentación de su candidatura, Valls no obvio la situación de la independencia en Cataluña, a lo que el político dejó en claro que él no quiere ser "agresivo", sino "moderado", porque "Barcelona pide moderación".

Valls alertó de que las primeras consecuencias del proceso independentista han sido la "huida de miles de empresas, pérdida de imagen en el extranjero, de peso de económico y de puestos de trabajo", así como eventos e inversiones en peligro.

"¿Qué queremos? ¿Una Barcelona cerrada, replegada, perdiendo fuerza? ¿O que mire al futuro con ilusión y optimismo?", señaló.

Valls nació en Barcelona hace 56 años aunque vive en Francia desde su adolescencia y es todavía diputado en la Asamblea Nacional francesa, si bien ayer anunció que renunciará a todas sus responsabilidades políticas en el país vecino para centrarse en su candidatura a la alcaldía barcelonesa.


💬Ver 0 comentarios