Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Una nueva vida comenzó desde ya para los pequeñines del gobernador Alejandro García Padilla y la primera dama, Wilma Pastrana, a pesar de que aún no se han mudado a La Fortaleza.

A solo horas de la juramentación de García Padilla, se vio a Ana Patricia, la mayor de los tres niños y su hermano, Juan Pablo, caminando por el techo de la Mansión Ejecutiva, al parecer explorando como todo niño, y en compañía de un atento guardaespaldas.

Posteriormente, ambos chicos izaron la bandera de Puerto Rico, la de Estados Unidos y la de La Fortaleza en el techo bajo la mirada y los gritos de un grupo llamado Jóvenes Iluminados de Cristo, de Salinas, quienes se encontraban frente a los portones de La Fortaleza "para ver si podemos ver al Gobernador".

Tras izar las banderas, Ana Patricia levantó las dos manos en señal de victoria y su hermano dio algunos brincos. Al cabo de unos minutos, ambos niños bajaron y estuvieron accesibles para la prensa. De manera espontánea, Ana Patricia respondió en la afirmativa al preguntársele si le gustaba La Fortaleza.

"Vi que iban a poner las banderas y quise aprovechar. Dije: 'yo quiero ayudar'. Yo soy nueva aquí", indicó la niña mientras que su hermano aseguró que al recorrer lo que será su nueva casa le gustó su cuarto "el cuarto de los espejos y el de la música".

"Que tenga mucho cuidado con las cosas", aseguró que les ha repetido en múltiples ocasiones su padre, el décimo gobernador del país.

Desde ayer, los tres hijos del gobernador comenzaron a ver lo que será su hogar por los próximos cuatro años. De hecho, los dos hijos mayores del gobernador, Ana Patricia, de 10 años y Juan Pablo de 8, llegaron con él desde temprano al Palacio de Santa Catalina.

Ana Patricia incluso trajo a una amiguita desde Caguas, pueblo en el que está la residencia de los García Pastrana. En la mañana, El Nuevo Día los observó jugando en uno de los salones bajo la atenta mirada de García Padilla, quien atendía al gobernador de Maryland.

"No durmieron aquí, pero llegaron tempranito con él. La nena trajo una amiguita de Caguas", dijo el portavoz de prensa del gobernador, Jesús Manuel Ortiz.

Ana Patricia identificó a su amiguita como Laura.

La niña presentó ayer a su padre y sus hermanos, incluyendo al pequeño Diego de cinco años. "El gobernador del Estado Libre Asociado", dijo la niña.

La primera dama ha anticipado que ubicará en la Mansión Ejecutiva, al menos, un columpio para divertir a los niños. Anticipó que no pretende alterar la rutina de sus hijos, quienes practican Tae Kwon Do y son llevados a la escuela diariamente por su padre.


💬Ver 0 comentarios