Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Este es el primer sacerdote acusado a nivel federal en Puerto Rico y con estos cargos el cura de 58 años se expone a una condena mínima de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua. (Archivo)

El sacerdote fue acusado por un gran jurado por tráfico sexual de menores e inducir a un menor a una conducta sexual ilícita


💬Ver 0 comentarios