El secretario de Seguridad Pública, Elmer Román; el jefe de la DEA en la Isla, AJ Collazo, y el jefe de fiscalía federal Stephen Muldrow. (Alex Figueroa Cancel)

En momentos en que las autoridades de naciones del Caribe se reúnen en Puerto Rico para reforzar la cooperación en contra del narcotráfico, un poderoso líder de una organización criminal con tentáculos en la isla fue arrestado en Colombia.

Se trata de César Emilio Peralta, alias "El Abusador", quien en los pasados meses también fue vinculado con el ataque a tiros contra David Ortiz, expelotero de los Red Sox de Boston en las Grandes Ligas, en Santo Domingo.

En el marco de la vigesimoquinta conferencia de jefes de seguridad del Caribe, organizado por la Agencia federal para el Control de Drogas, (DEA, por sus siglas en inglés), el jefe de la fiscalía federal en la isla, Stephen Muldrow, informó que Peralta fue acusado en el Distrito de Puerto Rico y fue arrestado ayer en Cartagena de Indias.

Según Muldrow, Peralta está acusado por tráfico de narcóticos entre Colombia, República Dominicana y Estados Unidos a través de Puerto Rico.

Muldrow lo describió como "un blanco consolidado organizacional de prioridad bajo el programa de OCDETF", siglas en inglés para la Comisión Especial Antidrogas de Crimen Organizado.

"Fue arrestado en Cartagena, Colombia, y es parte de un grupo que estaba mandando cocaína y heroína en grandes cantidades a Puerto Rico y Estados Unidos. El grupo estaba basado ahí (República Dominicana)", dijo Muldrow.

Aunque la ganga de Peralta estuvo en el ojo de las autoridades desde mucho antes, la presión en su contra creció después de que se le vinculara con el atentado contra Ortiz el pasado 9 de junio, reportaron varios medios de comunicación en República Dominicana y Estados Unidos.

Ya figuraba como uno de cuatro acusados por un Gran Jurado en febrero de este año, en el Distrito Sur de Florida, cuando las autoridades en República Dominicana llevaron a cabo una redada en contra de su organización a finales de agosto.

Varios de sus allegados cómplices fueron detenidos, pero Peralta logró escapar, informó el capitán de navío Juan Faustino Olivares, comandante de la Unidad de Investigación Sensitivas de la Dirección Nacional para el Control de Drogas (DNCD) en Dominicana.

"Tiene dos acusaciones. Una es en Puerto Rico y otra es en el estado de la Florida... Era cabecilla de una organización bastante amplia en República Dominicana", destacó Olivares en entrevista con El Nuevo Día en Carolina, durante la conferencia de jefes de seguridad caribeños.

"Tenía varios negocios tipo discoteca, como una forma de lavar el dinero. Eran discotecas de súper lujo y de afluencia de visitantes VIP", agregó. "Era una persona muy poderosa. En las redes sociales puedes buscar la ostentación que mostraba".

Con pistas obtenidas en Santo Domingo, la búsqueda se convirtió en una operación internacional de tres meses y medio, que lo rastreó en varias naciones, incluyendo Isla Margarita en Venezuela, hasta capturarlo finalmente en Colombia.

Para el oficial dominicano, este es un ejemplo de la cooperación entre jefes de las agencias de seguridad de naciones caribeñas que se busca fortalecer a través del Grupo de Trabajo de Comandantes contra las Drogas.

La edición del simposio anual que los reúne se lleva a cabo esta semana en un hotel de Isla Verde, donde discuten las necesidades y propuestas de cada uno para establecer estrategias conjuntas.

"Cada uno tiene sus unidades antinarcóticos. La idea es que todos puedan sentarse a colaborar y que haya un intercambio de información para poder seguir con los casos", explicó AJ Collazo, jefe de la DEA en Puerto Rico. "Es difícil formular cargos contra organizaciones criminales trasnacionales. La mejor forma de enfrentarlos es en equipo".

Según Collazo, el flujo de narcóticos en el Caribe a aumentado debido a que en Colombia se dejó de rociar químicos en los sembrados de coca.

Estimados de la DEA apuntan a que uno 35,000 kilogramos que transitaron por el Caribe en el 2011 aumentó a 184,000 kilogramos en el 2018.

La misma agencia informó que en el año fiscal de 2019 cerró con la ocupación de 30,532 kilogramos de cocaína, menos de los 32,022 kilogramos confiscados en el 2018, pero superior a los 29,620 kilogramos de 2017.

Durante la conferencia, la delegación de Puerto Rico presentó una variación en las rutas marítimas de narcotráfico hacia la Isla desde Colombia con la utilización de botes de alta velocidad.

En las rutas actuales, se señaló que el transbordo por las Antillas Menores finaliza con saltos desde Anguila y las Islas Vírgenes Británicas.

También se resaltó que, en los viajes directos desde Colombia en alta mar, antes había dos puntos de transferencias en el medio del Mar Caribe y ahora es uno solo.

De forma similar, se aludió a que había un punto de transferencia entre la Isla y República Dominicana, lo que se ha eliminado por un viaje desde el norte de la nación quisqueyana con un recorrido amplio por el océano Atlántico, hasta Puerto Rico.

"Antes era más (de Colombia) hacia Santo Domingo y después a Puerto Rico, pero ahora estamos viendo más la ruta directa a Puerto Rico", comentó Collazo.

"Las organizaciones criminales buscan trabajar con cualquiera que quiera cooperar con ellos en las islas del Caribe. Por eso es vital que podamos compartir información que pueda detenerlos. Buscan llegar a Puerto Rico porque más del 80% sigue hacia Estados Unidos que es el mercado más grande", afirmó.

En la edición del simposio de este año hay oficiales de seguridad de Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Haití, Islas Vírgenes Estadounidenses, Bahamas, San Martín, Curaçao, Aruba, S. Kitts, St. Vincent, Barbados, Jamaica, Dominica y Bonaire.


💬Ver 0 comentarios