La Unidad de Explosivos de la Policía está a cargo de la investigación del incendio. (GFR Media)

Las autoridades investigan como un “incendio malicioso” el fuego que consumió a cuatro vehículos en el estacionamiento del cuartel de la Policía en Vega Baja.

Según la Oficina de Prensa del Cuartel General de la Policía en Hato Rey, el incidente se registró a eso de las 3:30 de la madrugada.

Informó que, de acuerdo con la investigación preliminar, “alguien tuvo acceso al área rompiendo la parte posterior”.

Luego, de acuerdo con la Policía, surgió el incendio de un total de cuatro vehículos.

Se quemaron dos patrullas oficiales y dos vehículos que estaban en el estacionamiento para fines de investigación de casos pendientes en el Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de Vega Baja, que ubica en el mismo cuartel.

Mientras, la oficina de prensa de la Comandancia del área de Bayamón, indicó que dos agentes resultaron “afectados” mientras hacían algún intento por controlar el fuego.

Posteriormente, el incendio fue controlado por bomberos de Vega Baja y Manatí en unos 30 minutos, informó la Policía.

La Unidad de Explosivos de la Policía está a cargo de la pesquisa.

“Una Ford Escape del 2017 se quemó en su totalidad. Había otro vehículo y dos de la Policía que sufrieron daños también”, indicó el teniente Reynaldo Jimenez, director Vega Baja, en entrevista radial con WKAQ.

Agregó que alguien “rompió la verja contigua a una placita que hay. Tuvo acceso al estacionamiento y produjo el incendio en la Ford Escape, produciendo que creara un fuego en grandes proporciones”.

El oficial aseguró que el retén del cuartel no se dio cuanta porque estaba dentro del edificio.

Jiménez señaló que la Ford Escape había sido ocupada porque estaba siendo reclamada por la compañía bancaria mediante la cual se había financiado.

Sin embargo, sostuvo que hasta el momento no tenían indicios de que se haya utilizado para algún crimen, pero no descartó que alguien buscara evitar que se utilizara para obtener evidencia del mismo.

“Ese vehículo lo habían dejado abandonado en una residencia y la dueña de la misma (residencia) nos llamó y resultó que tenía gravamen de subasta”, dijo Jiménez.

Agregó que “podrían ser varias teorías… Como ese vehículo llevaba meses que el banco lo estaba reclamando, que no se pagaba, entiendo que lo estaban utilizando para cometer delitos y si supieron que el vehículo había sido ocupado, pueden haber huellas o diferentes evidencias”.

“Puede traer indicios de que alguien diga, ‘como tiene huellas mías, vamos a pegarle fuego, como es común en estos delitos de asesinato”.  

No obstante, el teniente aseguró que ya se había retratado y se habían tomado las huellas antes de que se incendiara.



💬Ver 0 comentarios