Noel Algarín Martínez
💬 0

Barea se merece unos Juegos Olímpicos

Veinticuatro horas después de que Major League Baseball celebrara el Día de Roberto Clemente, fecha anual dentro de la temporada en la que se resalta la vida y legado filantrópico del fenecido astro puertorriqueño, otro atleta nacional era reconocido por su labor humanitaria en favor de los más necesitados.

En una ceremonia llevada a cabo la noche del jueves en el Salón de la Fama del Baloncesto en Massachusets, el mayagüezano José Juan Barea recibió el premio Mannie Jackson Basketball’s Human Spirit. El galardón es un reconocimiento a la gestión del armador de los Mavericks de Dallas y de la Selección Nacional, quien tras el paso del huracán María sobre Puerto Rico el pasado 20 de septiembre, recaudó más de medio millón de dólares para asistir a familias damnificadas, además de organizar cinco viajes a la isla para traer medicamentos y suministros.

Este premio se une al J. Walter Kennedy Citizenship Award que recibió Barea este verano de parte de la Asociación de Escritores de Baloncesto Profesional, también para reconocer su generosidad y labor con la Fundación JJ Barea en asistir a sus compatriotas en momentos tan difíciles.

A sus 34 años, todos estos reconocimientos a su labor social se unen a lo que ha sido una carrera llena de éxitos a nivel profesional, que incluye un título de la NBA (2011), medallas de oro en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, así como en Centrobasket, dos mundiales, entre muchos otros galardones individuales y grupales.

Pero le queda una asignatura pendiente: vestir la camisa de Puerto Rico en unos Juegos Olímpicos. Si alguien merece ese honor, es Barea. Todos nuestros baloncelistas más talentosos han tenido oportunidad de ver acción en unos Juegos Olímpicos, desde Pachín hasta Arroyo, de Teo a Piculín. El base estuvo cerca de los Juegos de Londres 2012, cuando en la semifinal del clasificatorio olímpico ante Argentina, falló aquel ‘bombazo’ agónico antes de sonar la chicharra.

Faltan dos años para el inicio de los Juegos de Tokio. En este momento Barea está inmerso en ayudar a Puerto Rico a clasificar al que sería su tercer Mundial FIBA, China 2019. Luego tocará poner la cabeza en Tokio, donde sin duda sería justicia poética que uno de nuestros más grandes baloncelistas pueda desplegar sobre la duela olímpica su enorme corazón.

Otras columnas de Noel Algarín Martínez

domingo, 7 de octubre de 2018

El mundo actual en el espejo de México 68

A 50 años de las Olimpiadas de México, es propicio repasar el contexto histórico en que se dieron los Juegos y trazar paralelismos con el presente.

sábado, 6 de octubre de 2018

Una vida nueva después de María

El periodista Noel Algarín Martínez comparte una emotiva vivencia familiar justo tras el paso del huracán María

domingo, 30 de septiembre de 2018

A 11 triunfos de la gloria

Alex Cora ya logró una de las campañas regulares más exitosas en la historia de las Grandes Ligas, ahora le toca replicar la fórmula en los playoffs.

💬Ver 0 comentarios