José Gabriel Martínez Borrás

Punto de vista

Por José Gabriel Martínez Borrás
💬 0

Brexit: un drama político en el Reino Unido

La reciente dimisión de la primera ministra Theresa May maximiza el drama y las expectativas del proceso de Brexit, la salida, mediante referéndum, del Reino Unido (RU) de la Unión Europea (UE).

Proclamada como hito en los procesos de regionalización en la posguerra, la UE ha estado marcada por diversos conflictos: crisis institucional (representativa y burocrática); socioeconómica (alza en desigualdad y políticas de austeridad), y de identidades nacionales que parecen no haber trascendido una mayor integración. Las primeras dos influyen en el discurso de la última.

El Brexit podría describirse como un intento del RU de “recuperar su soberanía”, pero ha estado plagado de narrativas demagógicas y nostalgia del pasado imperial. Aún así, otros discursos cuestionaron el carácter asimétrico de la UE, en la medida que ese proyecto sufría incrementos en desigualdad, y la pérdida de poder de gobiernos democráticos frente a burocracias percibidas como defensoras del capital financiero.

El acuerdo negociado por May -rechazado tres veces por una mayoría parlamentaria- era transitorio: continuo acceso a los mercados a través de las fronteras; pagos del RU a la UE por compromisos adquiridos como miembro (equivalente a un divorcio de $50 mil millones); acuerdo migratorio de livianas restricciones laborales a ciudadanos de ambos; y un “salvaguarda temporal” que permitía la unión aduanera en la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte (provincia del RU).

Vencido el plazo del acuerdo transitorio, se daría paso a un nuevo acuerdo entre ambas. Es aquí donde se visibilizan los choques políticos.

Por un lado, la postura laborista ahora apoya un segundo referéndum o un proceso en el cual el RU continúe como parte de la unión aduanera de la UE. Por el otro, los conservadores de línea dura abogan por la salida sin acuerdo e insisten en que la salida llevaría a nuevos acuerdos de libre comercio con el resto del mundo.

La posibilidad de nuevos acuerdos significa negociar aspectos de la economía británica que se mantenían bajo regulación en el marco de la UE. Por ejemplo, la importación de alimentos con riesgos para consumo humano; políticas medioambientales; o desregulación financiera. Una polémica que los partidarios de línea dura conservadora parecen apoyar, es la privatización del sistema de salud público nacional, uno de los logros del laborismo en la posguerra y considerado de altos estándares. Aquí los intereses develan posibles motivaciones de la agenda política conservadora.

Un nuevo acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos post Brexit condicionaría la desregulación por lo menos de los precios de los medicamentos y una movida hacia un sistema basado en seguros médicos privados. Ello y la agricultura, serían dos maneras en la que Estados Unidos tendría más acceso al mercado británico y establecería un precedente ante futuras negociaciones con la UE. La disputa política que esto desata ante la liberalización, desregulación y posible privatización de bienes públicos y políticas de defensa comercial, será una fuerte contienda y el inevitable punto culminante del Brexit.

En el pasado, Charles De Gaulle llamó al RU el “caballo de troya” de los Estados Unidos en Europa. Hoy, la frase aplicaría al Brexit y la salida del país británico del proyecto europeo.

Otras columnas de José Gabriel Martínez Borrás

jueves, 17 de octubre de 2019

A 75 años del acuerdo internacional de Bretton Woods

La misión de las instituciones financieras internacionales cambió fundamentalmente con la ideología neoliberal desde los años ochenta, argumenta José Gabriel Martínez Borrás

martes, 8 de octubre de 2019

República Dominicana ante una nueva encrucijada

A pesar de la riqueza producida en los últimos años, la brecha de la desigualdad se ha mantenido y la corrupción ha sido endémica, argumenta José Gabriel Martínez Borrás

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Nuevos giros en la coyuntura venezolana

José Gabriel Martínez Borrás analiza la situación de Venezuela a la luz del impacto de las sanciones estadounidenses y el contexto geopolítico de los hidrocarburos

lunes, 26 de agosto de 2019

¿Es relevante el G7?

José Gabriel Martínez Borrás debate la importancia del encuentro entre presidentes en Francia

💬Ver 0 comentarios