Carl Soderberg

Punto de vista

Por Carl Soderberg
💬 0

El peligro del plomo en el agua de los residenciales

Recientemente inquietó el agua de tono amarillento, marrón o más oscuro que salió por las tuberías en miles de residencias ubicadas en el área metropolitana. La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) informó que ocurrió debido a la presencia de manganeso. Ese metal no es nocivo para la salud. Sin embargo, no es aceptable recibir agua con ese aspecto.

Ante las quejas de los abonados, el programa “Jay y sus Rayos X” realizó un muestreo en varias residencias para determinar la concentración de manganeso. Las muestras también se analizaron para otros parámetros, incluyendo el plomo. En las muestras tomadas en el residencial Manuel A. Pérez se encontraron niveles mucho más altos que el establecido por la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para tomar medidas correctivas.

Cuando la investigadora mostró esos resultados al ingeniero Elí Díaz Atienza, presidente de la AAA, responsablemente ordenó de inmediato un muestreo de corroboración en el residencial. En un programa subsiguiente informó que los resultados arrojaron concentraciones debajo del nivel establecido por la EPA. Se acordó en el programa que ambas partes se reunirían para tratar de explicar las discrepancias en los resultados.

Es preciso aclarar que, si hay plomo en el agua, el metal no proviene de la planta de la AAA. El origen es la tubería con plomo o soldaduras con plomo que se utilizaron previo a 1986.

Ante esta situación me parece oportuno describir las medidas implantadas por EPA para protegernos del plomo en el agua.

El plomo es un metal muy nocivo para la salud, especialmente para los niños. Según la Organización Mundial de la Salud, el plomo afecta el desarrollo neurológico, causa problemas de aprendizaje, trastorna el comportamiento y reduce el cociente intelectual (IQ). En adultos, el plomo causa hipertensión y daños al sistema renal, entre otros efectos.

En el 1986, la EPA vedó el uso de tubería de plomo y soldaduras de plomo en los sistemas de agua potable. Más tarde, en 1996, prohibió el plomo en grifos, duchas y todo tipo de artefacto utilizado para manejar el agua potable.

Estas medidas fueron prospectivas. Por lo tanto, muchas de las residencias y edificios construidos antes de 1986, podrían tener tubería de plomo o soldaduras de plomo. Además, el tubo entre la calle y su contador y el tubo entre el contador y su casa podría ser de plomo, si su casa se construyó en las décadas del 1940 y 1950.

Para atender esta situación, EPA requiere control de acidez en el agua que sale de las plantas de agua potable para evitar que el plomo en la tubería se disuelva y entre al torrente de agua. Para verificar la efectividad de esta medida, EPA requiere se muestree para plomo en lugares propensos a tener tubería de plomo cada seis meses.

Si en el 10% de las muestras se detectan indicios de plomo, la AAA tiene que inmediatamente mejorar el control de acidez. Si el próximomuestreo arroja que la concentración de plomo es igual o mayor al nivel umbral encontrado en las primeras muestras, la AAA tiene que remover el 7% de la tubería de plomo de su sistema, y así sucesivamente hasta lograr cumplimiento.

El asunto es que la tubería interna en las casas y edificios y el tubo que va del contador a la casa es responsabilidad del dueño de la estructura. Por lo tanto, en caso de los residenciales públicos, la correspondería al Departamento de la Vivienda remover esa tubería de plomo.

Como medida cautelar, recomiendo que el Departamento de Salud, agencia responsable de fiscalizar la calidad del agua potable en Puerto Rico, tome muestras y analice para plomo el agua en todos los residenciales construidos antes de 1986.

Esto es un asunto de salud pública que amerita verificarse para la protección y tranquilidad de todas las personas que habitan en los residenciales públicos.

Otras columnas de Carl Soderberg

sábado, 7 de diciembre de 2019

Cumbre sobre el futuro del planeta

La aceleración del calentamiento global y sus consecuencias están documentadas. Mientras se siguen los pasos para un apoyo legítimo de todos los países, Puerto Rico debe cambiar su estrategia para que prime la adaptación sobre la resiliencia, dice Carl Soderberg

sábado, 19 de octubre de 2019

La explosión de Capeco

Carl Soderberg recuerda la emergencia ambiental provocada por el fuego en la empresa Capeco y la lección de ese peligroso evento

jueves, 10 de octubre de 2019

La contaminación del aire afecta la economía

Aparte del impacto sobre la salud, el no cumplimiento con los requisitos federales también podría tener repercusiones económicas, plantea Carl Axel Soderberg

💬Ver 0 comentarios