Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

El silencio nacional puertorriqueño

El pasado 21 de febrero CNN tuvo un programa televisivo bastante conmovedor. El programa nacional tenía como propósito enlazar un diálogo entre los afectados y servidores públicos que pudieran ejercer poder para combatir el control de armas de fuego. La iniciativa se hizo debido al horrendo suceso ocurrido en la escuela superior Marjory Stoneman Douglas, en Florida, donde 17 inocentes personas fueron asesinadas.

La conferencia tuvo lugar en Sunrise, Florida. Los familiares y la comunidad estudiantil fueron convocados para expresar sus pensamientos y sentimientos sobre el terrible suceso.

Los padres de las víctimas y los estudiantes, que sufrieron momentos horripilantes, tuvieron la oportunidad de hacerles preguntas a los senadores Marco Rubio (R) y Bill Nelson (D), y al congresista Ted Deutch (D). El presidente Donald Trump y el gobernador de Florida no accedieron a la invitación.

El periodista de CNN Jake Tapper fue el moderador. El programa fue presenciado por millones de televidentes. Repito, lamentablemente, murieron 17 personas, entre ellos 15 estudiantes y dos maestros tiroteados en la tarde del 14 de febrero en Parkland, Florida.  

Este acontecimiento en Florida es sencillamente ignominioso. Un infortunio que nadie desearía. Es sorprendente que se haya promovido un evento televisado para, por lo menos, escuchar las emociones y las agonías de los afectados, y que se intente llegar a un consenso entre la comunidad y políticos. Buscar soluciones concretas para que no se sigan repitiendo más asesinatos. Jamás había visto un programa televisivo nacional de esta naturaleza.

Hicieron acto de presencia al programa también Scott Israel, sheriff del Condado de Broward (FL), donde está localizado el pueblo de Parkland, y Dana Loesch, representante de la Asociación Nacional de Armas (NRA). Quienes tuvieron diferencias en cuanto quién debe poseer un arma de fuego y la edad del comprador.

Es interesante cómo los medios periodísticos en Estados Unidos intentan llevar a cabo un foro abierto nacional sobre la violencia con armas de fuego. En 2017 hubo 307 “disparos” en Estados Unidos en que cuatro o más personas fueron heridas o muertas. Las masacres más horripilantes son las de Las Vegas, Nevada (10/17) donde murieron 58, y la de Sutherland Springs, Texas (11/17) donde fallecieron 26.

Es posible que por creencias puramente políticas, algunos no simpaticen con esta observación. ¿Qué tiene que ver este asunto de Estados Unidos con el silencio nacional puertorriqueño?

El 20 de febrero se cumplieron cinco meses de la catástrofe causada por el huracán María. La población en Puerto Rico vive terribles momentos y agoniza en incertidumbres. De modo que, hay cientos de miles de personas sin agua, sin electricidad, sin medicamentos ni equipo médico apropiado para sostener sus precarias condiciones de salud.

Numerosas calles siguen descuartizadas, puentes demolidos, y gente en algunos sectores incomunicada, sin acceso a carreteras. Peor, han muerto cientos de personas y aunque el gobierno alega 64, otros medios mencionan más de 1,000.

En Florida, donde lamentablemente murieron 17 personas, se hace un intento de consolación y consenso en busca de soluciones. Este silencio nacional entre el gobierno de Puerto Rico y la población es una profunda contradicción dentro de la politiquería puertorriqueña.

En cinco meses, el gobernador Ricardo Rosselló ha hecho dos conferencias televisivas nacionales. Ambas para desprestigiar la Autoridad de Energía Eléctrica y al sistema de educación pública, y así anunciar la privatización. Ambos anuncios son un convencionalismo político, no un consenso. La población está desesperada sin ver ningún progreso. Es evidente la deficiencia gubernamental en planificar, desarrollar y optimizar, no solo el sistema de electricidad, sino la estabilidad social.

Aparentemente, el gobernador, el Senado y la Cámara baja, se olvidaron de la realidad y lo práctico. La realidad en que se encuentra afectada, en condiciones patéticas, la población de la isla. Y en lo práctico en no formalizar un consenso entre las agencias públicas, la población y los municipios para coordinar y colaborar en cómo mejorar las condiciones deplorables.

Es irónico que el gobernador hable de igualdad, comparando a puertorriqueños con ciudadanos norteamericanos, cuando en su patio abunda la desigualdad social y el aislamiento.

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

miércoles, 8 de agosto de 2018

El chantaje político de la mente

Juan Negrón Ocasio señala que el electorado puertorriqueño se ha tronchado al adoptar únicamente dos opciones

💬Ver 0 comentarios