Segundo Rodríguez Quilichini

Punto de Vista

Por Segundo Rodríguez Quilichini
💬 0

En defensa de la educación, la salud y el futuro

La Navidad es la celebración del nacimiento del niño Jesús. Celebramos su nacimiento, su vida, sus enseñanzas y su amor. Y en su amor es propio reflexionar sobre nuestros actos, las bendiciones recibidas, los logros alcanzados y los retos que nos esperan en 2020. Durante estos pasados tres años como rector, me he dedicado en cuerpo y alma al Recinto de Ciencias Médicas, mi segundo hogar.  

En tiempos en que enfrentamos grandes y profundos desafíos económicos, como los ajustes presupuestarios que ha experimentado el Recinto en los pasados tres años, nuestro espíritu es el de buscar alternativas para paliar estos recortes y continuar cumpliendo con excelencia nuestra misión de servicio, educación e investigación.   

Junto a mi equipo de trabajo y de la mano de la comunidad universitaria, continuaremos trabajando para mejorar nuestra infraestructura. Ya hemos remozado puentes, habilitado el teatro de la Escuela de Enfermería, adquirido equipo para diversos laboratorios, estamos mejorando las instalaciones de la biblioteca, completamos la pintura exterior del edificio principal Guillermo Arbona, entre múltiples proyectos.    

Para mejorar la capacidad de allegar fondos a la primera institución educativa dedicada a la formación de los profesionales de la salud en Puerto Rico, fortalecimos el Decanato de Investigación y establecimos un programa de eficiencia en los costos de utilidades. Junto al Senado de Puerto Rico, desarrollamos propuestas legislativas de vanguardia para canalizar recursos económicos al Recinto, como son los Proyectos 1430 y 1441. Ampliamos nuestro alcance académico a través del ofrecimiento de cursos en línea.  

El impacto comunitario del Recinto se extiende a todo Puerto Rico. Para esto hemos generado actividades junto a la Cruz Roja y múltiples entidades. En nuestra actividad más reciente, impactamos la salud de más de 300 ciudadanos de Vieques, en alianza con la Oficina de la Primera Dama y Haití Se Pone de Pie.       

Esta Navidad es oportuna para reflexionar sobre cómo podemos colaborar para edificar una mejor sociedad en la que resalten los valores que prodigamos. 

La paz y el amor que tengamos en nuestro interior nos ayudarán a fortalecer los valores como el perdón, la tolerancia, la empatía y la solidaridad. La Universidad debe ser un reflejo de esos valores, como esencia social que permita construir un mejor futuro por todos.  

Que esa paz y amor que representa el Niño Jesús reine en nuestros corazones, y que podamos brindarlos a otros para mutua edificación. La defensa de la educación, la salud y el futuro es un ejercicio de amor y el amor es la Navidad.

Otras columnas de Segundo Rodríguez Quilichini

viernes, 24 de enero de 2020

Somos un buen pueblo

Esto es lo que ganamos de esta lamentable situación: recordar que la fuerza del amor que nos tenemos como hermanos y que le tenemos a esta tierra solapa cualquier diferencia, dice Segundo Rodríguez Quilichini

💬Ver 0 comentarios