Aníbal Acevedo Vilá

Tribuna Invitada

Por Aníbal Acevedo Vilá
💬 0

Hagamos un junte contra la Junta

Luego de la primaria todos marcharon hacia el mismo lugar con el mismo propósito:  a Washington para frenar la PROMESA.  Allí donde residen los poderes plenarios están esta semana David Bernier y Ricky Rosselló, Héctor Ferrer y Jennifer González.  Y aunque los une el repudio al  proyecto, cada cual tiene su propia agenda y es así como se dividen los esfuerzos.  Yo planteo que si queremos de verdad detener esa junta colonial y antidemocrática, llegó la hora de hacer un buen junte contra esa junta o el ejercicio electoral que tendremos en noviembre no tendrá ningún valor.  

A mí me parece que los resultados de las primarias del domingo deberían facilitar una unión de voluntades porque todos los candidatos a las principales posiciones electivas en los dos partidos mayoritarios y en los otros partidos, están en contra de la junta de control fiscal.  De hecho,  los dos candidatos que hicieron de su respaldo a esa junta el tema de su tramo final en la campaña -Pedro Pierluisi  y Carlos Pesquera-  fueron repudiados en las urnas. 

Ahora, lo que necesitamos es un plan unitario, por eso hoy hago una invitación a todos los candidatos a la gobernación para que suscriban un Pacto por Puerto Rico que sin entregar sus diferencias construya sobre sus coincidencias. 

No hacer nada no puede ser la alternativa pero tampoco lo es el proyecto PROMESA. Por eso en este junte contra la junta que propongo, todos los candidatos a la gobernación deben solicitar ciertas condiciones a los acreedores que permitan abrir el camino a una solución eventual de nuestra crisis fiscal.  Sugiero las siguientes seis propuestas como punto de partida:

1.     Un reclamo definitivo para que se detenga o se derrote en el Congreso el HR 5278.  Esto no impediría que los firmantes del pacto hagan otros intentos para que se aprueben otras alternativas legislativas para solucionar la crisis. 

2.     Solicitar a todos los acreedores que le otorguen a Puerto Rico un periodo de gracia de un año en los pagos, similar al que consiguió la AEE el año pasado.

3.     Que los acreedores se comprometan a que durante ese periodo no iniciarán ninguna acción judicial contra el gobierno de Puerto Rico.

4.     Que ese periodo de gracia no se va a interpretar como que los acreedores renuncian a los derecho que entienden que tienen sobre sus acreencias.

5.     Que todos los candidatos se comprometan a que su máxima prioridad cuando asuman la gobernación será retomar el diálogo con todos los acreedores, con el nuevo presidente de Estados Unidos y el Congreso.

6.     Que nada en ese acuerdo se interpretará como que alguno de los candidatos se compromete con una solución específica o que renuncia a promover la alternativa que entienda que más le conviene a Puerto Rico.  Es decir, el que crea que lo que procede es pagar según pactado, reestructurar, incurrir en un impago, esperar por el Congreso o vincular la solución de esta crisis con la resolución definitiva del status, estará en libertad de así hacerlo.  En el periodo de gracia, cada candidato asume la responsabilidad de explicar durante su campaña cómo pretende resolver la crisis y, de salir electo, tendrá la libertad de actuar como entienda que es correcto y mejor para Puerto Rico.

Este pacto que sugiero no requiere aprobación del Congreso ni del gobierno de Puerto Rico, lo que requiere es voluntad de acuerdo entre todos los candidatos a la gobernación y los acreedores.  Además, un acuerdo de este tipo le daría un respiro significativo a las finanzas de Puerto Rico, al posponerse por lo menos por un año los altos pagos del servicio de la deuda que corresponden.  Y tan importante como lo anterior, este junte contra la junta sacaría esta importante negociación del vaivén de las campañas políticas, tanto aquí como en Estados Unidos y la pondría en las manos de las personas que los puertorriqueños y los estadounidenses elijan para dirigir los destinos de ambos pueblos. ¿Quién da el primer paso?

Otras columnas de Aníbal Acevedo Vilá

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Trump y el futuro de los Estados Unidos

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá expone que percibe el resultado general de las elecciones de medio término en los EE.UU. como otro síntoma del desplome de esa nación como imperio líder de la moral y la democracia

lunes, 24 de septiembre de 2018

Triple rechazo: Trump, Rosselló y estadidad

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá señala que la bofetada pública más reciente a la agenda estadista se la ha dado el propio presidente Trump

💬Ver 0 comentarios