Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

La desaparición de la estadidad para Puerto Rico

Los estadistas o estadoístas perdieron la batalla para que Puerto Rico se convierta en un estado de la nación libre y soberana de Estados Unidos de Norteamérica. Son mal llamados estadistas o estadoístas porque son asimilistas. Un estadista es una persona que lucha con gallardía a favor de su nación. Un estadista es un mandatario, un presidente o ministro. En Puerto Rico solamente ha habido malos administradores. Por tal motivo la isla está hecha migas. Los puertorriqueños se han dado cuenta del cuento de la estadidad y el escaso porciento que queda está realengo, perturbados en la isla, otros errantes en Florida, Nueva York o Pensilvania. La población tenía esperanzas que con el inserto a la política de la Junta Fiscal se acabaría la corrupción, se aniquilaría la deuda, llegarían los beneficios y se viviría una calidad de vida modesta. No fue así ni será. Por el contrario, atiborró a los partidarios del Partido Nuevo Progresista (PNP) de desconfianzas. Los puertorriqueños nunca vivieron del cuento de hadas madrinas que predicaban los anexionistas. Sucedió que usaron el cuento para poder sobrevivir.

¿Por qué la estadidad desaparecerá?

El Partido Estadista de Puerto Rico, PNP, se fundó en el 1960. Desde entonces solamente dos presidentes norteamericanos han visitado la isla. En 2011, Barack Obama estuvo apenas cinco horas e ignoró al gobernador anexionista de entonces Luis Fortuño. Pasó más tiempo con Alejandro García Padilla, candidato por el partido popular, comiéndose un sángüich cubano. Aparte de saborearse el aperitivo, y unas cuantas cervezas, hablaron de la recaudación de fondos para la re-elección presidencial. Alegan que Obama recolectó unos millones. En su visita tiempo luz se comprometió por el progreso y la autodeterminación (no la estadidad) y mencionó que ayudaría a mejorar la economía y la creación de empleos. Sería muy doloroso elaborar los resultados de esas promesas. El otro fue John F. Kennedy en 1961, pero nadie se acuerda qué hizo y muchos no saben ni quién es.  Acerca de los municipios cada uno tiene en sí una historia íntegra. Ningún ponceño, caborrojeño, isabelino, jayuyano le gustaría que su pueblo desaparezca. Cada uno tiene su propia estirpe. Para alcanzar la estadidad es irremediable la eliminación de municipios. 

Los congresistas estadounidenses desconocen que la isla de Puerto Rico existe, o sea, no están interesados en hacer de una nación hispanoamericana un estado. Los líderes principales del PNP no hablan inglés, específicamente el Presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, y la Comisionada Residente, Jennifer González. El salario de Rivera Schatz es (@) de $120,000.00, el de González $175,000.00. En 45 años los legisladores se han aumentado un 668% el salario. Puerto Rico está tercero en salarios garrafales en las jurisdicciones de EEUU (National Conference of State Legislatures). ¿Es importante este dato? ¡Claro, los electores que los eligieron están comiéndose un cable! Al igual que Guaynabo, la Legislatura es una empresa que maneja Rivera Schatz, y en conjunto con el gobernador anexionista le ha tumbado más del 65% del presupuesto los beneficios sociales al pueblo en compinche con la Junta Fiscal. Por otro lado, la Junta Fiscal, que supuestamente llegaría para arreglar la situación económica se ha reservado $52 millones para sus prebendas gracias a las contribuciones del pueblo de Puerto Rico.

Estos son datos reales: la Directora Ejecutiva de la Junta Fiscal tiene un contrato por $4 millones. Los anexionistas han cerrado más de 170 escuelas y le han cortado los beneficios a maestros y policías. Pero, el Director de Seguridad se gana $20, 666.67 y la Comisionada de Educación $20,833.33  mensuales. Un policía con familia por arriesgar su vida se lleva para su casa aproximadamente $1,700, y una maestra con escasos recursos de equipo y materiales para la enseñanza casi $1,800. Hay policías y maestros que creían en que Puerto Rico convirtiéndose en estado, y con la llegada de la Junta, la situación mejoraría. Pero los números no les cuadran, mucho menos cuando supuestamente con la estadidad debería traer mejor calidad de vida y beneficios.

La teoría anexionista de empobrecer a la población y hacerla más dependiente de fondos Federales de Estados Unidos se ha convertido en una antítesis. Esto comenzó con la eliminación de la Sección 936 bajo los asimilistas Carlos Romero Barceló y Pedro Rosselló. El tiro le está saliendo por la culata utilizar la teoría la que la estadidad traería más beneficios. Los postulantes anexionistas no representan modelos ejemplares realísticos. Ellos tienen mejores salarios y excelentes beneficios, la población es la que paga las contribuciones y, en cambio, recibe alta criminalidad, aumento de precios de artículos de primera necesidad, hurtos, suicidios, el aumento por un servicio de agua y electricidad deteriorado (cuando menos se lo esperan no hay luz ni agua), no hay trabajo y la escasez de doctores y medicinas es deprimente. Otro dato es que en el pasado plebiscito arreglado por los anexionistas un escaso 25% de electores registrados votaron. De ese 25%, de acuerdo a la Comisión de Elecciones, hubo centros de votaciones desiertos y el 97% votó por la estadidad. ¿Qué valor matemático tiene un 97% del 25%?

¿Cuál es la solución a la hecatombe puertorriqueña?

Está comprobado lo antes dicho. Es indubitable los hechos. Los parchos que se le están poniendo a Puerto Rico ni con la Junta Fiscal ni con la estadidad son viable ni servible. Si fuese beneficiosa la estadidad para los isleños el gobernador y la mayoría anexionista en la legislatura velarían por los intereses de sus electores, o sea el pueblo, y mostrarían un poco de ética y vergüenza. La solución está en la adquisición de la soberanía asociada con Estados Unidos.  Las Islas Marshall, hoy República de las Islas Marshall, ubicadas en el océano Pacífico, alcanzaron su independencia en 1990, estuvo bajo la administración de los Estados Unidos. Hoy día es miembro de la ONU y la APEC. En 1979 los distritos del Territorio Fiduciario ratificaron una nueva constitución y se convirtió en los Estados Federados de Micronesia. EFM firmó un tratado de Libre Asociación con Estados Unidos en 1986. Alcanzó su independencia en 1990. Micronesia mantiene una relación unilateral con Estados Unidos. Para completar hay siete países que usan el dólar norteamericano: Palos, Micronesia, Ecuador, Timor Oriental,  Zimbabue, Islas Marshall y El Salvador. La estadidad es un mal entretenimiento utilizado por los anexionistas para enriquecerse con sus traqueteos mientras la población agoniza. Esa ignominia no es la solución ni con 7, 10, 20 gatos en el Senado de los Estados Unidos. El partido de la estadidad de Puerto Rico desaparecerá en los próximos 10 años y la única opción para Puerto Rico es la Libre Asociación con Estados Unidos. 

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

jueves, 14 de septiembre de 2017

Las tormentas y los pedigüeños

Juan Negrón Ocasio reflexiona sobre políticas y prácticas desafortunadas que colocan a Puerto Rico en condición de suceptibilidad ante desastres naturales

miércoles, 16 de agosto de 2017

El puertorriqueñismo siempre vivito y coleando

Juan Negrón Ocasio reflexiona sobre cómo los puertorriqueños mantienen su puertorriqueñidad a pesar de vivir lejos de la patria y destaca al pelotero estadista Iván Rodríguez

viernes, 7 de julio de 2017

Junte Todos Juntos con la Junta

El escritor Juan Negrón Ocasio comparte la estampa de una junta que, contrario a la que tanto se comenta a diario, celebra.

💬Ver 0 comentarios