Orlando Pérez

Tribuna Invitada

Por Orlando Pérez
💬 0

La piedra angular de la reconstrucción de Puerto Rico

No hubo sector de nuestra población que se librarar de sufrir los estragos causados por el huracán María, pero uno de los grupos poblacionales más afectados fue el de los jóvenes.

Este importante segmento, que comprende personas entre las edades de 18 a 30 años, es uno vital para los esfuerzos de recuperación. Por eso se tienen que activar, estén aquí o en algún estado de la unión norteamericana. Puerto Rico necesita de sus talentos ahora más que nunca.

Reconocemos que muchos jóvenes se vieron forzados a abandonar su terruño en los días y semanas después de María. La falta de electricidad, agua potable, comunicaciones y educación, entre otros, fueron factores decisivos para trasladarse a la Florida, Pensilvania o Nueva York.

En total, sobre 300,000 puertorriqueños de todas las edades se han marchado a los estados desde finales de septiembre, y aunque todavía no existe una cifra oficial de cuántos jóvenes se fueron, podemos inferir que la cantidad debería ser mayor a los 100,000. Tanto los que se quedaron como los que se marcharon son parte esencial del futuro de esta isla. El pueblo necesita que contribuyan para lograr salir de este atolladero.

Nuestros jóvenes, esta generación de puertorriqueños marcada por María, tiene mucho que aportar, estén donde estén. Mientras, para los que se quedaron, es importante acelerar su educación y adiestramiento en profesiones de gran demanda post-huracán tales como la ingeniería, medicina y logística. En esos campos  necesitamos contar con más profesionales. Necesitamos, además, empresarios, jóvenes con visión de establecer nuevos negocios en áreas como la digitalización, telecomunicaciones y servicios.

Además, se debe abrazar el voluntariado como plataforma para impulsar un verdadero cambio socioeconómico en la isla de cara a la larga recuperación la cual deberá tomar, por lo menos, una década. Los jóvenes son la piedra angular del trabajo comunitario que se tiene que hacer para levantar barrios y sectores. Desde impartir tutorías a niños hasta ayudar en el desarrollo de la infraestructura, esta generación de jóvenes aportará.

Mientras esto sucede, los que se fueron tienen la responsabilidad de estudiar y regresar para enseñar lo que aprendieron. Sabemos que algunos de los que se fueron regresaran durante este año. Por eso, es importante que tengamos la capacidad de reintegrarlos en el sistema educativo y en el mercado laboral.

Otras columnas de Orlando Pérez

💬Ver 0 comentarios