Charlie Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Charlie Rodríguez
💬 0

Lecciones sobre el proceso parlamentario en el Congreso

Todos debemos estar muy agradecidos por los esfuerzos extraordinarios realizados por nuestra comisionada residente Jenniffer González, que supo mantener constantemente los reclamos de Puerto Rico en la discusión congresional que permitió la aprobación de $16 mil millones para Puerto Rico.

Sobresaliente por demás fue también el trabajo realizado por el gobernador Ricardo Rosselló, quien cabildeó eficazmente con los congresistas demócratas. Sin lugar a dudas, el trabajo en equipo logró que se aprobara esta asignación, contra  todo pronóstico local.

Pasó desapercibido el proceso que culminó con esta importante noticia para nuestro pueblo.

Para que dicha medida pudiera ser considerada se necesitaba aprobar una moción de clausura del debate -motion to invoke cloture-, conforme las normas del Senado federal. Para ello se requieren 3/5 de los miembros del Senado, o sea, 60 votos. La división partidista en el Senado es de 51 republicanos y 49 demócratas. De manera que sin los demócratas no se podía traer a votación y aprobar la legislación como requieren las reglas.

Ahí es que entra en escena el acuerdo entre el líder de la minoría demócrata Charles Schumer y el líder de la mayoría republicana Mitch McConnell. Con el mismo, se lograron 73 votos, gracias a que 38 demócratas y 35 republicanos votaron para bajar a votación de inmediato el proyecto de presupuesto.

Cómo observarán, más congresistas demócratas que republicanos votaron por la moción. Así que gracias a los senadores demócratas se pudo bajar en el Senado la medida de presupuesto con su conocido resultado en favor de los intereses de la isla.

Para aprobar una medida en la Cámara federal, se requieren 219 votos. Actualmente ese cuerpo tiene 238 congresistas republicanos y 193 demócratas. Pero de los 238 republicanos, solamente 167 votaron a favor. Gracias al voto afirmativo de 73 congresistas demócratas fue que la medida pudo sobrepasar los 219 votos requeridos para su aprobación. 

Es propio destacar y con singular gratitud, el voto del representante demócrata y puertorriqueño Darren Soto, quien representa a Kissimmee y el este de Orlando, Florida, y quien abiertamente endosa la estadidad para la isla.

Lamentablemente, los otros cuatro congresistas puertorriqueños - Nydia Velázquez (D-NY 7th District), Luis Gutiérrez (D-IL 4th District), José Serrano (D-NY 15th District) y Raúl Labrador (R-ID 1st District)-, votaron en contra. 

En conclusión, la realidad es que el proyecto de presupuesto federal fue un logro bipartidista logrado mediante los acuerdos que pueden gestarse en el Congreso. Acuerdos que dramatizan la urgente necesidad de que este territorio cuente con una delegación propia de dos senadores y cinco representantes que sin titubeos ni otras agendas, tenga a Puerto Rico primero.

Otras columnas de Charlie Rodríguez

💬Ver 0 comentarios