Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Miguel Cotto tiene su tour de despedida

En el 2014, Derek Jeter fue ovacionado en cuanto estadio se paró a batear durante su última temporada en las Mayores. En el 2016, Kobe Bryant recibió aplausos hasta en Boston durante su gira de despedida en la NBA.

Y en estos meses, otro de los grandes en su deporte está de salida, pero sin la misma fanfaria.

Cuando Miguel Cotto suba al cuadrilátero el próximo sábado, lo hará por penúltima vez en su carrera. Así lo ha afirmado una y otra vez el excampeón boricua, quien asegura que en diciembre peleará una vez más para luego ponerle el punto de exclamación a una carrera que terminará en el Salón de la Fama.

La pelea del sábado contra Yoshihiro Kamegai no tendrá mucha atención internacional, considerando que esa noche también subirán al cuadrilátero Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor. Sin embargo, para el aficionado puertorriqueño, será una de las últimas oportunidades para ver, en directo, a una de las grandes figuras deportivas que ha dado este país.

Fue en el 2004 que Cotto ganó su primer título mundial, año en el que otro grande de nuestro deporte, Carlos Arroyo, agrandó su legado al liderar a Puerto Rico a una victoria sobre Estados Unidos en el baloncesto olímpico. Desde ese entonces, Cotto ha sido una constante en la conversación deportiva en la isla junto a Arroyo y otras figuras de la misma generación como Javier Culson, Carlos Beltrán, Yadier Molina y José Juan Barea, quienes crecieron y se establecieron como referentes en la isla.

Cotto, no obstante, quizás no se ganó el mismo cariño de la afición puertorriqueña que generaron los antes mencionados. Su personalidad introvertida no apela a todos, pues Cotto se ha enfocado en su trabajo dentro del ring y no en caerle bien a todo el mundo.

Por tal razón, me parece que este tour de despedida de Cotto no ha generado la atención que se merece.

Quizás el fanático duda que este sea un adiós definitivo, considerando que en el boxeo es normal ver a púgiles salir de un retiro para ganarse varios millones en una pelea de regreso. No obstante, tengo la impresión de que estas últimas dos peleas serán el baile final de Cotto sobre el ring. El boricua no tiene más conquistas pendientes, y el exmonarca ha sido una persona de decisiones inteligentes. Con buena salud, es el momento para irse.

Así que no nos queda otra que sintonizar su pelea del sábado en California, y ojalá que Cotto considere la isla como sede de su última reyerta en diciembre. Sería una fantástica oportunidad para rendirle el tributo que merece una estupenda carrera, pues todo apunta a que pasará muchísimo tiempo antes de ver un boxeador boricua de semejante calidad.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 5 de octubre de 2017

El deporte como propulsor de buenas nuevas

En tiempos de crisis, el deporte siempre ha respondido como ese bálsamo de buenas noticias, un paréntesis que nos permite sonreír y olvidar las penurias por un rato.

💬Ver 0 comentarios