Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

¿Nos hemos perdido lo mejor de Stephen Curry?

Stephen Curry tiene en su resumé el primer galardón de Jugador Más Valioso ganado de forma unánime. Es un tres veces campeón de la NBA con los Warriors de Golden State y, debatiblemente, el mejor tirador en la historia de la NBA.

También se puede argumentar que fue él y los Warriors quienes transformaron la NBA a lo que es en la actualidad: un juego mucho más rápido, con más énfasis en el canasto de tres, y en el que los centros dominantes de siete pies que solo rondan el área de la pintura están en peligro de extinción.

Curry, en fin, es un jugador que marca época. Pero en su resumé le falta algo: un galardón de Jugador Más Valioso en la Serie Final. En el título del 2015, el premio recayó en Andre Iguodala. Y en los últimos dos campeonatos, 2017 y 2018, Curry decidió pasarle la principal responsabilidad ofensiva de los Warriors al recién llegado Kevin Durant, quien cargó con el premio en ambas finales.

Curry aceptó quedar relegado a un segundo plano cuando los Warriors reclutaron a Durant en el verano de 2016. Ese año, el gerente general de los Warriors, Bob Myers, reveló cómo Curry atrajo a Durant a Oakland. “Si tú ganas el MVP o yo lo gano, no importa, estamos tratando de ganar campeonatos”, fue parte del discurso de Curry a Durant. Dicho y hecho.

Y fue así que Curry renunció a seguir desarrollando su leyenda individual por querer sumar más sortijas de campeonato. En la temporada 2015-2016, la última de los Warriors sin Durant, Curry promedió más de 30 puntos por juego (30.1) por primera vez en su carrera. Con 27 años, estaba en pleno pico. Cualquiera hubiera apostado a que sumaría varias temporadas con más de 30 puntos por juego. Pero con la llegada de Durant, Curry dejó de ser la primera opción ofensiva, y en las próximas tres temporadas promedió 25.3, 26.4 y 27.3. Números comoquiera impresionantes, pero que pudieron ser mejor.

Ese Curry ‘matador’ del 2016 ha vuelto a resurgir tras la lesión de Durant en esta postemporada. En 11 partidos con Durant en estos playoffs, Curry promedió 23.5 puntos. Pero en los cinco juegos que ha vuelto a coger la batuta tras la salida de Durant, Curry ha elevado su juego a niveles históricos, promediando 35.8. Sus 146 puntos en cuatro juegos ante Portland fueron la mayor cantidad anotada por un jugador en una barrida...¡en la historia de la NBA!

¿Qué hubiera sido de Stephen Curry si no hubiera accedido a compartir el foco con Durant? ¿Ya lo estaríamos colocando como uno de los mejores baloncelistas en la historia? Al menos sus actuaciones recientes nos dan una idea de lo que nos hemos perdido en los pasados tres años. Y, al parecer, ha sido mucho.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 12 de septiembre de 2019

Falta un norte en el fútbol puertorriqueño

Nuestra Selección Nacional de fútbol masculino ha caído en el oscuro sótano de la la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf).

jueves, 22 de agosto de 2019

¿Cómo será el reencuentro entre Balkman y Casiano?

¿Qué le habrá pasado por la mente a Renaldo Balkman tras contestar la llamada telefónica en la que le ofreció regresar a la Selección Nacional de baloncesto para la Copa Mundial de la FIBA?

💬Ver 0 comentarios